Opinión

‘Proyectos de Estado’ (II)

 
1
 

 

Social

La semana pasada comentamos sobre la importancia de políticas de Estado, que trascienden los gobiernos, los colores partidistas y las ideologías. El Tratado de Libre Comercio, que hoy discutimos con nuestros socios comerciales, se convirtió en una de esas políticas de Estado. Si antes era defendido únicamente por el PRI, partido que lo impulsó, y por el PAN, que siempre ha estado consciente de la importancia de la competencia en el bienestar de los ciudadanos, hoy es defendido por todos los partidos políticos. Desde mi punto de vista esto tiene que ver con que se le dio el tiempo suficiente para mostrar sus resultados en materia de exportaciones, inversión productiva, generación de empleo, inflación, competencia, opciones para el consumidor, etc. No siempre es el caso.

También señalamos que en la contienda electoral del año entrante debemos hacer que los candidatos se comprometan con ‘proyectos de Estado’, cuya ejecución rebasa los límites temporales de un gobierno. Los grandes proyectos de infraestructura son candidatos normales. Pienso en proyectos del tipo de la carretera Durango-Mazatlán, como el tren CDMX - Querétaro. El Puerto Interior en Guanajuato (un puerto seco) es un ejemplo de infraestructura local que para consolidarse requirió la convicción, el trabajo y la inversión de varios gobernadores, desde Vicente Fox hasta Miguel Márquez.

La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción está elaborando la agenda 2030. De esa agenda pueden desprenderse ‘proyectos de Estado’ impulsados por la sociedad y en la que todos los candidatos se comprometan. No pueden ser muchos, es necesario ser selectivo, ya que el que se compromete con todo, no se compromete con nada.

Uno de los ‘proyectos de Estado’ que deberíamos impulsar es el Sistema Nacional de Plataformas Logísticas, las marítimas, las de carga aérea, los puertos secos, las de apoyo a la distribución de productos y las de apoyo a determinados clusters, como el alimentario. Ya existe un proyecto impulsado por la Secretaría de Economía y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y apoyado por el BID. Ojalá reciba la atención de los candidatos y los partidos políticos. El periodo de madurez de una plataforma logística es largo, pero el apoyo que cada una de estas brinda a la competitividad es muy alto. No puede un país tan abierto al comercio internacional como el nuestro no tener un proyecto de gran visión en un tema como este.

Pero no se trata solo de proyectos de infraestructura; existen otro tipo de proyectos que tienen que ver con la información y la certeza jurídica que también llevan tiempo en consolidarse y que son indispensables para impulsar en nuestro país una agenda de buen gobierno, como sería el caso de la cédula única de identidad, el sistema nacional de catastro y registro público de la propiedad urbana y rural, el registro único de viviendas y el de automotores o el padrón único de beneficiarios de programa sociales, entre los que se vienen a la mente. No son muchos y serían realmente importantes. 

*El autor es profesor asociado del CIDE.

También te puede interesar:
‘Proyectos de Estado’ (I)
El mundo va a una velocidad y México a otra
Tiempo de repensar la estrategia de seguridad (II)