Opinión

Proteccionismo en acero

1
 

 

Acero

Me causa desasosiego que entremos en una lógica de proteccionismo. Quisiera comprenderla, y justificar a las empresas mexicanas beneficiadas cuando el gobierno las protege. Pero me cuesta. Y no puedo ver de otra forma la decisión anunciada esta semana de parte de la Secretaría de Economía de imponer cuotas compensatorias a la importación de acero proveniente de Alemania, China y Francia. Proteccionismo.

La Secretaría afirmó que: “la información disponible indica que Alemania, China y Francia cuentan de manera conjunta con una capacidad libremente disponible y un potencial exportador varias veces mayor que el tamaño del mercado nacional de la mercancía similar [y que] las importaciones de rollos de acero laminados en caliente, originarias de Alemania, China y Francia, se realizaron en condiciones de discriminación de precios y causaron amenaza de daño a la rama de la producción nacional”.

Resulta peculiar que esta determinación aparezca justo cuando el presidente Peña Nieto está en Bruselas para la cumbre con la Unión Europea, en donde finalmente ayer habló del relanzamiento del tratado de libre comercio con esa región. Quizá estas cuotas compensatorias, que se derivaron de solicitudes de Altos Hornos de México y Ternium México, son una palanca de negociación. ¿Por qué? Porque el mercado europeo crece, pero poco; mientras que el potencial de importación futuro de ese insumo para México podría aumentar.

¿Debemos proteger a la industria siderúrgica nacional? No lo creo. Pero así lo determinó el gobierno, que afirmó: “la Secretaría determinó que la imposición de cuotas compensatorias provisionales es necesaria para impedir que se cause daño a la rama de la producción nacional durante la investigación”.

Los precios del acero no subirán en las siguientes semanas. De hecho, este verano continúa la presión a la baja. La propia agencia Moody’s dijo el lunes que “los precios bajos del acero minarán la rentabilidad, particularmente para las empresas acereras que tienen una amplia exposición al mercado de Estados Unidos”. Asimismo, se espera que mercados como el de India continúen importando fuertes cantidades de acero de países como China o Rusia.

Los precios del acero chino han caído más de 17 por ciento este año. Todo mundo está comprando acero barato chino. En el mercado internacional los futuros a un año se comercian en 50 dólares por tonelada, lo que sugiere que el mundo percibe presiones a la baja.

¿Qué es mejor, que salvemos a un par de empresas demandantes que producen acero en México? ¿Qué cuidemos sus empleos? ¿O que todas las industrias que importan acero barato lo puedan seguir adquiriendo para trasladar esos ahorros al consumidor final?

Twitter: @SOYCarlosMota

También te puede interesar:
Polanco sí es el centro de la ciudad y requiere atención
Xóchitl, porfa arregla estas 18 cosas en Polanco, urgen
Cuatro supernotas de las elecciones