Opinión

Protección contra la radiación


Existen tres conceptos básicos que se aplican en las situaciones en las que hay exposición a la radiación: tiempo de exposición, distancia y protección. En cada situación particular interesa saber cuánta radiación puede recibir una persona y cómo le afecta la radiación sin la debida protección.

Los rayos Gamma y los rayos X son la primera fuente de preocupación a una exposición. Si un material radiactivo penetra en el cuerpo, no se puede sacar. Hay que esperar hasta que el cuerpo lo elimine. La vida media biológica es la cantidad de tiempo que le lleva al cuerpo eliminar la mitad de la radiación inicial. Las partículas Alfa y Beta son la preocupación principal en una exposición interna.

Mientras más lejos se mantenga una persona de una fuente de radiación menos es el daño por exposición. ¿Qué tan cerca se puede estar de una fuente de radiación médica sin exponerse a un daño severo?

La distancia es la parte básica en relación a los rayos Gama porque pueden viajar largas distancias. Los rayos Alfa y Beta son partículas que no tienen suficiente energía para viajar.

Si se duplica la distancia, se reduce la exposición por un factor de cuatro. Si se reduce la distancia, se incrementa la exposición por un factor de cuatro.

La exposición de una persona a 1.2 metros de la fuente de radiación es la cuarta parte de la exposición de un individuo a 0.60 metros de la misma fuente de radiación. (“Radiation Protection US EPA”).

La cantidad de exposición a la radiación se expresa en milirems. En EU una persona promedio es expuesta a una dosis efectiva de radiación de 620 milirems al año.

Twitter: @SalvadorGLignan