Opinión

Protección ambiental para niños

1
 

 

Es importante cuidar que los niños duerman bien antes del regreso a clases. (Archivo/ Cuartoscuro)

A Martín y Cecilia

En México al hablar de la contaminación del aire no se piensa en el mal que causa a los niños. Los niños son más vulnerables a los contaminantes debido a las diferencias biológicas con los adultos.

Los niños son más propensos a los peligros ambientales que los adultos debido a sus patrones de actividad y a las diferencias fisiológicas incluyendo el desarrollo fetal y la pubertad.

Los niños gatean y juegan en el suelo con tierra o arena entrando en contacto con suciedad, polvo, sustancias tóxicas depositadas y excrementos de animales y aves, contaminándose con bacterias patógenas. Después de jugar en el suelo, en los juegos infantiles o con una pelota, los niños a menudo se meten las manos, juguetes y objetos a la boca.

Los niños comen, respiran y beben más en relación a su masa corporal que los adultos. A la vez, las defensas naturales de los niños están menos desarrolladas: existe menos filtración en sus fosas nasales, piel más delicada, niveles de circulación de proteínas de plasma más bajos y los sistemas digestivo, renal, metabólico y órganos vitales aún en desarrollo.

Los niños son susceptibles a una gran cantidad de riesgos ambientales que existen en exceso en la ciudad de México: ozono, bióxido de nitrógeno, pesticidas (la exposición a pesticidas usados en el hogar o jardines públicos pueden incrementar el riesgo de adquirir cáncer), flores, frutas no peladas, verduras, insecticidas usados en casas para matar insectos, químicos en albercas, envenenamiento por sustancias químicas en suspensión en el aire día y noche como monóxido de carbono; intoxicación por pescado contaminado, demasiada exposición al sol aún con protector adecuado, productos de limpieza con colores vivos en botellas de plástico que parecen refrescos, fumar en la casa y automóvil, productos aromáticos en los baños, pintura en las paredes de sus cuartos con contenido de plomo (si fueron pintadas antes de los 90´s pueden contener hasta 40% de plomo) y purificadores caseros de agua de rodillo tipo Turmix, cuyos orificios mecánicos no detienen la fauna microbiana.

Nota: Los pesticidas e insecticidas son formulados y fabricados para matar organismos. Nunca se deben usar donde hay niños y mujeres embarazadas.

Fuente: US Environmental Protection Agency

Twitter:@ComMedica08

También te puede interesar:

Ecología para niños

Alimentos contaminados

Deforestación y contaminación