Opinión

Pronto habrá definiciones

    
1
   

    

Enrique Peña Nieto

Dos definiciones pendientes, que tienen que ver entre sí: la elección del gobernador del Banco de México y la definición del candidato priista a la presidencia están cerca.

En la segunda, ya se anunció un avance sustantivo al convocar a la XLI Sesión Extraordinaria del Consejo Político Nacional del PRI, en la cual se definirá el método de elección del candidato presidencial.

Como lo señaló el presidente Enrique Peña Nieto, el PRI siempre ha tenido su propia liturgia y todos sabemos que en la definición de su candidato presidencial hay una voz que impide que se escuchen las demás.

En pocas palabras, el método para elegir al candidato presidencial podría ser lo de menos, pero, sin duda, los priistas tienen que entrar al juego de las precampañas para mantenerse en los diferentes medios de información.

Como sabemos, tienen tres métodos para elegir a sus candidatos: elección directa, que es la petición de los priistas inconformes como Ulises Ruiz e Ivonne Ortega; Convención de delegados, y por Comisión para la Postulación de candidaturas.

Este viernes se definirá el método, por lo que el PRI, al igual que los demás partidos políticos, tendrá mayores reflectores en sus precandidatos, por lo que se espera que el método sea Convención de delegados, para tener una pasarela, pero al mismo tiempo control del proceso.

De hecho, iniciaron su pasarela el fin de semana pasado en Sinaloa, donde quien tuvo porras e incluso le dijeron “presidente” fue José Antonio Meade, quien en este momento, en vox populi, es uno de los más fuertes en la precandidatura.

Pero también está por definirse al gobernador del Banco de México, ya que Agustín Carstens, quien presentó su renuncia desde diciembre de 2016, se va el 30 de noviembre próximo como gerente general del Banco de Pagos Internacionales.

Y José Antonio Meade, secretario de Hacienda, también ha sido candidateado y cuenta con las cartas credenciales para ocupar ese puesto.

De acuerdo con el artículo 28 de la Constitución, el gobernador del Banco de México deberá ser designado por el presidente de la República, con la aprobación del Senado o, cuando éste se encuentre en receso, de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión.

Y en un Senado con fuertes dificultades para crear consensos, y con un PRI enfrentado a una parte del PAN, se requiere que llegue con anticipación la propuesta de quién sucederá Carstens. Y los senadores aseguran que será en los próximos días.

Así los tiempos de definición de José Antonio Meade están a punto de llegar a su fin.

Al igual que a Margarita Zavala se le cerraron los tiempos para la candidatura independiente y por eso aceleró su renuncia al PAN, la definición del gobernador de Banxico puede impactar directamente al secretario de Hacienda.

Hay otras propuestas fuertes para este cargo, como Alejandro Werner, Alejandro Díaz de León, Manuel Ramos Francia o el canciller Luis Videgaray.

Pero, en definitiva, el futuro de José Antonio Meade está a punto de definirse, aunque también cabe la posibilidad de ser uno de los más mencionados para ambos cargos y no ocupar ninguno.

¡UNA GANGA!

Quisiera pedirle a Alejandra Barrales, dirigente del PRD, que si me vende su casa en Las Lomas de poco más de 13 millones de pesos, ya conseguí el dinero para pagarla en efectivo, porque una ganga así nunca se debe dejar pasar.

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:

¿De quién hablan?
¡Ganó Meade!
¿Defenderán públicamente a duartistas?