Opinión

Pronósticos: cisnes negros y blancos para 2014


 
 
 
 
Normalmente las instituciones financieras en el mundo delegan a las áreas de estrategia y análisis la responsabilidad de elaborar los escenarios y las proyecciones sobre las cuales basan su estrategia de inversión, tanto para su posición propia como para los portafolios de sus clientes.
 
Este año en Actinver estamos cambiando el proceso y hemos involucrado también a las áreas de trading y de manejo de portafolios en la determinación de estos escenarios, de tal forma que la visión de análisis se complemente con la visión de los que mueven el dinero y lo operan.
 
El consenso al interior de Actinver entre las distintas nos muestra los siguientes pronósticos:
 
1. Economía mundial: creemos que este año se va a crecer más en la economía global que en 2013, con un estimado de 3.4 por ciento anual.
 
2. Economía de Estados Unidos: estamos ligeramente más optimistas que el consenso de los pronósticos de diversas instituciones, estimando un crecimiento de 3.3 por ciento anual.
 
3. Para la economía europea estamos pesimistas. Si bien pensamos que va a darse algún crecimiento, estimamos que no llegará a 1 por ciento anual.
 
4. Para México creemos que su economía pudiera crecer 3.8 por ciento. Ligeramente más alto de lo que pronostica el consenso y la Secretaría de Hacienda.
 
5. Para el peso mexicano estamos estimando que aunque observe volatilidad, pudiera cerrar el año ligeramente debajo de 13 pesos por dólar.
 
6. En las tasas de interés creemos que los Bonos del Tesoro a 10 años del gobierno de EU pudieran cerrar el año otorgando un rendimiento de 3.72 por ciento a vencimiento. Es decir prevemos un incremento en la tasa de interés de largo plazo en dólares.
 
7. Para las tasas en pesos prevemos que éstas subirán, pero en una menor proporción que las tasas americanas. El rendimiento del Bono M24, que actualmente se ubica en alrededor de 6.4 por ciento creemos que pudiera cerrar en 7 por ciento el próximo diciembre.
 
8. Para las bolsas, estamos pronosticando que el índice S&P 500 de la Bolsa de Nueva York pudiera cerrar el año en mil 960 unidades, mientras que el índice de la Bolsa de México pudiera acercarse a 47 mil puntos, dando rendimientos anuales de 5.5 y 16 por ciento, respectivamente.
 
Otro aspecto quizás más interesante es en donde creemos que pudieran darse sorpresas; algunas negativas (cisnes negros) pero otras positivas (cisnes blancos).
 
Entre las negativas, nuestra principal preocupación es que las leyes secundarias de la reforma de energía resultaran decepcionantes, o que por alguna causa exógena no se pudieran implementar. También nos preocupa la posibilidad de un crack inmobiliario y una crisis en la banca paralela en China, por sus consecuencias en el crecimiento mundial, en los precios de las materias primas y en los flujos de inversión hacia México. El tercer factor más preocupante es la deuda en Europa, en donde creemos que aún no hemos visto soluciones contundentes y una respuesta clara, más allá de la austeridad y del bajo crecimiento que genera alto desempleo y un círculo vicioso. Si Europa no avanza hacia una mayor integración fiscal, difícilmente podremos ver que esta crisis se resuelva.
 
Por último, de las posibles sorpresas positivas, podríamos destacar en primer lugar el que la economía de Estados Unidos crezca más rápido de lo previsto. En segundo lugar, que en Europa las cosas salgan mejor a lo previsto, o que se avance en una mayor integración fiscal, y en tercer lugar el que las leyes secundarias de la reforma de energía salgan aún mejor a lo contemplado en el cambio constitucional.
 
Ante todo esto, ¿Cuáles son las principales implicaciones en el entorno?
 
1. Las tasas de interés subiendo implican bajos rendimientos en bonos y en fondos de inversión de deuda. Por esa razón es indispensable que los inversionistas diversifiquen sus carteras con instrumentos de mayor riesgo, pero con mayor potencial de rendimiento.
 
2. Los sectores que nos gustan son: construcción pesada, energía, autopartes y aeroespacial, el sector financiero, las telecomunicaciones y el consumo a partir del segundo trimestre; la minería a partir del segundo semestre.
 
3. ¿En dónde vemos las oportunidades?:
 
a) Vemos una mayor demanda corporativa de crédito principalmente en estos sectores (industrial, consumo y financiero)
 
b) Anticipamos un importante incremento en la oferta potencial de papel en el mercado bursátil tanto de deuda como de capital y,
 
c) por último, prevemos un fuerte crecimiento en fusiones y adquisiciones tanto en México como en el mundo.