Opinión

Profundizar las acciones en materia educativa

 
1
 

 

Aurelio Nuño

Hoy hace ocho días hubo paro en Oaxaca promovido por la Sección 22, en protesta por la reforma educativa; para revertir la desaparición del viejo IEEPO y el retorno del mando sindical en el Instituto; en contra de la evaluación educativa y del pago a los maestros por medios electrónicos. En suma, causas que cada vez más maestros no comparten.

La reforma está en proceso, la desaparición del IEEPO es irreversible, no tienen razón en su oposición a la evaluación, pero lo hacen porque saben que muchos de los que tienen plazas de docentes no están preparados para dar clases, ni siquiera son maestros, ya que compraron sus plazas o las heredaron.

Aspiran ilusamente que se rehabilite el sistema de pago controlado por ellos, con más de 300 pagadores habilitados para hacerlo directamente, lo que era uno de los mecanismos de corrupción, opacidad y castigo para los maestros que no acudían a sus plantones o marchas, así como para hacerles descuentos arbitrarios. Son pocos los que no han cobrado con ese procedimiento, según es público.

La respuesta del gobierno de Oaxaca y de la SEP es clara y correcta: esto es, descontar a los maestros que falten injustificadamente, como fue el caso del paro del 2 de octubre. Lo vuelvo a comentar: el modelo Pablo Salazar, que desde que llegó al gobierno de Chiapas fue pulsado, amenazado y le cercaron la ciudad capital; la respuesta fue el descuento de los días no trabajados y meter a la cárcel a los responsables del bloqueo a Tuxtla Gutiérrez, lo cual dio resultados positivos durante la gestión del gobernador Salazar.

De acuerdo con lo dicho por el secretario Aurelio Nuño, con el nuevo IEEPO habrá un apoyo extraordinario de mil 200 millones de pesos para mejorar las escuelas de ese estado, lo cual está muy bien, pero hay que ir más allá y resolver los problemas que aún persisten, eso incluye el financiero.

Apoyar en serio a los gobiernos estatales, cumpliendo con lo que establecían el ANMEB y la Ley de Coordinación Fiscal hasta 2014, es decir, dar suficiencia a la operación de los servicios administrativos y cubrir el costo de las plantillas. Las finanzas estatales arrastran déficits heredados por la forma incorrecta y dolosa de la aplicación de una fórmula de distribución de recursos, de por sí desigual, que al no regularizar los incrementos salariales negociados centralmente fueron generando déficits adicionales en casi todos los gobiernos estatales y hoy son un problema para sus Haciendas públicas, para los gobernadores que llegan y para los que se van.

Aun hoy con el Fone, se crea un fondo de compensación al que sólo tienen acceso entidades beneficiadas con la suma cero del FAEB, pero los grandes perdedores, como Oaxaca, Guerrero o Michoacán, no están considerados.

Hoy en el nuevo esquema después de la conciliación de las nóminas y su centralización, aún deja a los gobiernos estatales tareas operativas, por ejemplo la elaboración de las nóminas, pero los recursos transferidos para ello están siendo insuficientes.

Se deben apoyar las acciones de mejora de los gobiernos estatales, como el esfuerzo de Oaxaca, una entidad con menos sucursales bancarias que otros, con mayoría de escuelas en el medio rural, para pagar a los maestros por medios electrónicos.

Es importante cuidar lo avanzado, revisar incluso permanentemente la operación de todas las entidades federativas, no sólo la de Oaxaca y mantener un diálogo continuo con los maestros y padres de familia.

Un apoyo sería simplemente pagar los impuestos sobre las nóminas estatales, así como calcular, y es fácil hacerlo, el diferencial entre lo que señalaba la Ley de Coordinación Fiscal y lo pagado de 2008 a 2014, creando un fondo compensatorio de única vez, para cubrir los déficits del FAEB con las entidades federativas. La incorrecta aplicación de la fórmula, incluso ameritaría una revisión de los órganos de control.

También te puede interesar:
El sur también existe
Con apuros
Un buen ejemplo de reducción de deuda en tiempos de crisis