Opinión

Primeros tiros contra Arely Gómez

1
    

     

Arely Gómez al jurar como nueva titular de la PGR. (Cuartoscuro)

La cargada de un pequeño pero bullicioso grupo político en contra del nombramiento de Arely Gómez como procuradora general de la República porque tiene un hermano que es funcionario de Televisa, es una muestra más del índole cavernario de un sector de la izquierda.

Para La Jornada el nombramiento de Arely Gómez amerita un rechazo en su portada, pero no con argumentos, sino con la vía fácil de una caricatura. Es una forma de decir, en broma, lo que no se puede sostener en serio.

En el editorial institucional del diario sólo se atina a decir que “la administración peñista acaba de colocar (sic) como titular de la PGR a una legisladora marcada por su cercanía con Televisa”. Ese es todo el argumento. No hay más.

¿Tiene antecedentes delictivos Arely Gómez? ¿Es incompetente? ¿Ha violado la ley? ¿Es socia de un negocio obscuro? Nada. Tiene un hermano que es alto funcionario de Televisa.

Con esos argumentos La Jornada tendría que hacer cartones y editoriales en contra de la presencia de Javier Corral en el Senado porque tiene hermanos en el narcotráfico.

En mi opinión eso no es culpa del senador Corral, que tiene su propia carrera en la política, pero de acuerdo a los cánones de La Jornada eso debería recibir una protesta en primera plana todos los días.

Eso no es motivo de crítica para la prensa de Morena, porque sus objetivos son partidistas: los de una camarilla intolerante, y no una aportación reflexiva al debate público.

El hermano de Arely Gómez no es narcotraficante, como es el caso de otros aliados de La Jornada, a los que no toca, defiende y promueve. El hermano de la procuradora es empresario privado, y eso sí amerita un escándalo.

Se ha dicho que hay conflicto de interés entre ser la titular de la PGR y hermana de un directivo de Televisa, porque la empresa tiene juicios pendientes en los tribunales.

¿Y? Casi todas las empresas grandes tienen litigios en tribunales, por lo cual habría que encontrar un candidato a procurador que no tenga hermanos que trabajen. De preferencia que vivan del Estado, como es el caso de la mayoría de los próceres de la izquierda pro Morena.

¿No tenía el presidente Peña Nieto otra candidata que no fuera Arely Gómez?, preguntó la analista, con buena fe.

Pues resulta que Arely Gómez fue aprobada en comisiones por unanimidad de los senadores que analizaron su expediente. Todos los partidos estuvieron de acuerdo. ¿Qué otro candidato quieren?

Obviamente al llegar al Pleno del Senado, Arely Gómez tuvo algunos votos en contra: los del  PT (Morena) y… del senador Corral.

A la próxima titular de la PGR no hay que medirla por las actividades de sus hermanos, siempre y cuando sean lícitas, como lo son, sino por su capacidad para desempeñar uno de los cargos más difíciles de la administración pública federal.

¿Va a poder o no va a poder con el encargo Arely Gómez? Esa es la pregunta. Y la unanimidad de los senadores integrantes de las comisiones del Senado le dio el voto de confianza. La inmensa mayoría del Pleno, también.

Para La Jornada y el coro de Morena en los medios es mucho más fácil caricaturizar las cosas y acusarla de tener un hermano que trabaja en una empresa que no les gusta.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
La Tuta, una detención formidable
Dante y Ebrard, del brazo al infierno
Un muerto, ellos lo buscaron