Opinión

PRI, rumbo a la debacle

   
1
  

  

Ulises Ruiz Ortiz. (cuartoscuro)

Con la derrota del PRI en siete de las 12 gubernaturas en junio pasado quedó la percepción de derrota en los ciudadanos, la cual se trasladó a la elección de 2018. Y si no hay una fuerte sacudida, ni siquiera será posible mantener el voto de la militancia.

Así lo considera el exgobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, quien en un partido vertical y autoritario se ha atrevido a criticar lo que sucede y hacer propuestas concretas.

Ruiz Ortiz considera absurdo que la agenda del tricolor esté basada, desde que llegó el actual presidente, Enrique Ochoa, en la expulsión de tres gobernadores: Javier Duarte, de Veracruz; César Duarte, de Chihuahua, y Roberto Borge, de Quintana Roo, así como de Rodrigo Medina.

Y comenta, en tono burlón, que esa debería ser la agenda de Morena, del PRD o del PAN, pero que no es posible que en el único tema que esté el PRI actualmente sea en acusar de corruptos a los gobernadores emanados de sus propias filas.

Además, el exmandatario se queja de lo cerrado que está su partido en este momento, en que su funcionamiento se parece a la época en que eran partido único y se podían dar esos lujos.

Pero ahora, a todos nos queda claro que la gente castiga los malos gobiernos y eso se demuestra con los resultados del 5 de junio pasado, cuando, sin importar las condiciones, perdió el tricolor donde tuvo mayores problemas de presunta corrupción, de mayor inseguridad y de excesos.

Ulises Ruiz, quien fue uno de los firmantes de las tres cartas que se han entregado al partido desde la debacle de la elección pasada, señala que la situación que vive su partido le recuerda al año 2000, cuando perdieron la presidencia de la República.

Y considera que el modelo neoliberal ya se desgastó porque sólo ha servido para crear más pobres y que cada vez haya menos ricos con más dinero.

Es por ello que considera que sólo un sacudidón los podría salvar y para lograrlo hay que movilizar a la militancia, quitarle esa percepción de derrota y hacerla participar.

De hecho, desde que Manlio Fabio Beltrones renunció a la dirigencia del PRI, un grupo de militantes entregó a Carolina Monroy una propuesta para que convocara a una elección para definir al nuevo presidente. Y cuando ya se escuchaba el nombre de Enrique Ochoa volvieron a proponer que se realizara una elección para que participaran los militantes.

Como todos sabemos, el 12 de julio pasado se eligió al nuevo presidente y lo único que vimos fue una cargada al más dinosáurico estilo.

En la carta que entregaron en el PRI proponen que la Asamblea Nacional se lleve a cabo en este año, ya que el próximo son las elecciones en el Estado de México, donde se juega el principal padrón del país.

Ulises Ruiz asegura que el candidato presidencial debe provenir de una elección interna, ya que esta campaña en los 621 municipios, donde se gana la presidencia, les permitirá un mayor conocimiento entre la población y una movilización de los priistas.

Si las precampañas se llevan a cabo, fortaleces a tu candidato para la elección presidencial y vuelves a hacer competitivo al tricolor, asegura el exgobernador, quien propone que Manlio Fabio Beltrones sea uno de los aspirantes junto con quienes decidan participar del gabinete.

* * *
Políticos de diversos partidos aseguran que el conflicto con la CNTE se desinfló porque en la negociación con Chiapas y Oaxaca la reforma educativa se echó para atrás de manera simulada, ya que este año escolar se les dejó fuera de la evaluación y en 2018 ya estamos en el cambio de gobierno.

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
Los hombres de Videgaray
Doble remolque, peligro constante
Que pague Videgaray