Opinión

Presupuesto 2018,
más de lo mismo

 
1
 

 

Paquete Económico

El viernes pasado se aprobó el Presupuesto de Egresos para 2018 (PEF). Como se anticipaba desde que la SHCP remitió su propuesta a principios de septiembre, con todo y las necesidades de reconstrucción por los sismos, no hubo sorpresas. El gasto neto total aprobado fue superior en 43.3 mil millones de pesos al enviado por la SHCP y que se derivó de las “ampliaciones” (inventos) en los ingresos públicos que realizó el Congreso con el precio del petróleo y el tipo de cambio.

Además se hicieron reasignaciones presupuestales por 40.5 mil millones. Ambos movimientos significaron una variación con respecto al Pre-Presupuesto (PPEF) equivalente a 1.6 por ciento del total. Nada nuevo. El PEF 2018 seguirá con una tendencia inercial con respecto a ejercicios anteriores, incluyendo el de 2016 cuando se anunció que se haría una reingeniería a partir de un Presupuesto base cero que nunca se materializó. Otra buena idea (o engaño) de esta administración que se quedó en eso.

Para 2018 se mantuvieron los destinos y montos de gasto planteados en el PPEF, con algunas adecuaciones marginales. Para los ramos autónomos (cámaras del Congreso, comisiones e institutos autónomos y Poder Judicial) se aprobó una reducción de 5.7 por ciento; para los ramos administrativos (secretarías, PGR, comisiones reguladoras y Conacyt) el PEF aumentó 2.7 por ciento respecto al PPEF, dado que son las instancias que administrarán los recursos adicionales para la reconstrucción; para los ramos generales (aportaciones a la seguridad social, salarios y aportaciones a estados y municipios, costo de la deuda pública, participaciones a estados y municipios y los adeudos fiscales de ejercicios anteriores) se aprobó un aumento de 0.8 por ciento; y para las entidades (IMSS e ISSSTE) y empresas productivas del Estado (Pemex y CFE), los presupuestos aprobados no registraron modificaciones con respecto a la propuesta original.

Algunos elementos específicos a destacar. En los ramos autónomos los diputados utilizaron su facultad exclusiva de aprobación del PEF para incrementar su presupuesto en 200 millones, en el último año de su gestión e incluir el 'bono de despedida'. En contraste, se redujeron los presupuestos del Instituto Nacional Electoral (800 millones), no sin el reclamo de los consejeros, sobre todo porque no tocaron los recursos de los partidos políticos, y sobre todo del Consejo de la Judicatura Federal (seis mil 500 millones), sin una explicación clara de dicho ajuste más allá de la necesidad de compensar otras partidas presupuestales.

En cuanto a los ramos administrativos en los que aumentó el presupuesto para todas las dependencias, con todo y reasignaciones, en relación con este año en 2018 se privilegiaría a las instancias de seguridad (Defensa, Marina, Gobernación y, en algún sentido, Relaciones Exteriores) a costa de las vinculadas con desarrollo económico como Sagarpa, Comunicaciones y Transportes, Turismo y Economía y, en menor medida, las de Salud y Desarrollo Social.

En los ramos generales, las modificaciones de los diputados se centraron en las previsiones salariales y económicas (49.2 mil millones), lo que podría responder a los pagos de fin de sexenio que se realizan en la administración pública federal y el Poder Legislativo como los esquemas de indemnización por separación voluntaria, liquidaciones y bonos extraordinarios; así como en los recursos a estados y municipios; este último gasto creciente y opaco. En contraste, redujeron el presupuesto para adeudos fiscales, lo que impactará en el pago a proveedores, ya que implica una reducción de casi 50 por ciento del monto previsto por la SHCP.

El PEF 2018 es más de lo mismo: misma estructura, mismos programas, misma orientación. Por tanto, son de esperarse los mismos resultados. Un presupuesto ineficaz para impulsar el crecimiento económico y reducir la pobreza y la desigualdad, con grandes limitaciones para atender servicios públicos esenciales como seguridad, salud, educación e infraestructura.

El autor es socio de GEA Grupo de Economistas y Asociados

También te puede interesar:
De los anuncios a las realidades petroleras
Ganadería: sin políticas públicas
Mercado de petrolíferos, todavía falta