Opinión

Presidentes “legítimos”: Puigdemont y López Obrador

  
1
 

 

puigdemont obrador

Cataluña tiene desde hace pocos días un “Presidente Legítimo”. Es Carles Puigdemont, que con sus parlamentarios proclamó, en contra de lo dispuesto por la Constitución española, la República de Cataluña.

México tuvo hace años un “Presidente Legítimo”. Es Andrés Manuel López Obrador, quien se autoproclamó como tal. “Juró” el cargo en pleno Zócalo capitalino, sin problema alguno.

Puigdemont hoy se encuentra en Bruselas, con algunos miembros de su ex gobierno, disuelto legalmente por la administración de Mariano Rajoy. El resto de los altos cargos duerme hoy en la cárcel, por disposición de una juez. El gobierno de Rajoy no tuvo influencia alguna sobre esas órdenes de arresto.

López Obrador se encuentra en México y hace giras por todo el país de manera incansable. A pesar de ser completamente ilegal, está haciendo campaña por la presidencia. Ni el gobierno federal de Enrique Peña Nieto, ni el Instituto Nacional Electoral (INE), hacen nada para impedírselo.

Puigdemont y su gobierno violentaron una y otra vez la legalidad en lo que llamaban el “proceso” para la independencia.

El Tribunal Constitucional español desautorizó sus acciones. Líderes de “organizaciones sociales” acabaron previamente en la cárcel por hacer manifestaciones violentas e impedir el trabajo de la guardia civil.

López Obrador y sus partidarios violentaron, y violentan, una y otra vez la legalidad, protestando contra el “fraude” electoral (2006 y 2012). Nunca ha habido acciones judiciales en contra de ellos, a pesar de bloqueos tanto a vías de comunicación como al mismo Congreso, entre muchas otras acciones.

A Puigdemont le espera en el futuro cercano una orden de arresto, a menos que logre (ello es improbable) condición de “refugiado político”. Ya había anunciado que no se presentaría de nuevo a elecciones autonómicas en Cataluña, pero, si así lo ambicionara primero tendría que responder por sus acciones ante la justicia. La elección será el 21 de diciembre.

A López Obrador le espera en el futuro cercano hacer una intensa campaña (ya legal). A pesar de sus proclamas de fraude, es la tercera vez que se presenta como candidato, en esta ocasión con un partido político propio (literal), ahorrándose la incomodidad de tener rivales internos para la nominación. No tiene acción alguna pendiente ante la justicia. La elección será el 1 de julio.

Puigdemont probablemente nunca será Presidente de Cataluña. A menos que haya una amnistía en su favor, pasará una temporada en prisión.

López Obrador es actualmente el puntero para ser Presidente de México. Ha ofrecido una amnistía (aunque legalmente no puede hacerlo) a los corruptos de hoy.

España es un país rico, en parte gracias a sus sólidas instituciones, como es un poder judicial autónomo y respetado por los otros poderes del gobierno.

México es un país pobre, en parte por sus endebles instituciones, que han sido erosionadas repetidamente por sus gobernantes pasados y presentes –y los aspirantes a serlo.

También te puede interesar: 
Viene turbulencia, ¿hay plan de emergencia?
TLCAN, levantarse de la mesa
​1985/2017