Opinión

Preparándose para diciembre


1


Vino navideño

La llegada de la época navideña es motivo de celebración. Aunque culturalmente el mexicano no se identifica como gente que planea, es buen momento para seleccionar los vinos que ofreceremos en las fiestas de fin de año.

El vino es indispensable en la mesa, el problema surge al momento de seleccionarlo ya sea para la cena que ofreceremos o el que llevaremos como invitados.

Un vino que armonizará muchísimos platillos es el espumoso y el más sofisticado siempre será el champagne. Existen muchas etiquetas en el mercado mexicano, pero la que recomiendo por su estupenda relación precio-calidad es Louis Roederer Brut Premier. Con un precio alrededor de los ochocientos pesos, es de los mejores champagnes en su tipo y servido entre 6 y 8 grados enaltecerá cualquiera de sus platos, refrescará su paladar y dará un toque de distinción. Imagínense ser recibidos con una copa de refrescantes burbujas, además como aperitivo para acompañar ostras, jamón, o una rica pasta y por supuesto para el brindis, este vino sublime merece un lugar en su mesa.

Si en el menú se ofrecen mariscos lo recomendable serán blancos con alta acidez, por lo que sugiero el Viña Kristel de Monte Xanic de uva Sauvingon Blanc. Imagínense unos suculentos camarones al ajillo acompañados con esta delicia. Se les gusta el queso, acompañar fondue con este refrescante vino mexicano les va a fascinar y cuyo precio aproximado es de poco más de doscientos pesos.

La pasta es uno de los platillos más usuales en las fiestas decembrinas. Su maridaje depende de las salsas con que se preparan y en términos generales pueden ser cremosas, oleosas y rojas. Si deciden ofrecer una pasta con base cremosa –como carbonara-, lo más recomendable será un blanco con barrica como el Casa Grande Chardonnay de Casa Madero que cuesta aproximadamente trescientos pesos.

Para pastas oleosas -que tienen como base aceite de oliva y especias como el pesto-, o con salseado rojo -como boloñesa-, sugiero vinos rosados secos como De Casta de Bodegas Torres o Calixa Rosé de Monte Xanic, cuyos precios oscilan entre los ciento cincuenta y doscientos cincuenta respectivamente.

El pavo es también muy recurrente en esta época. Hice una prueba que me fascinó y les comparto. Si el relleno es de fruta seca como castañas un Oporto Ruby es espectacular. Si el relleno es de carne, un vino ideal sería el Gómez Cruzado Vendimia Seleccionada de la Rioja –propiedad de un querido amigo mexicano, Pablo Baños-, corpulento, rico y estupendo compañero de este platillo navideño. Ambos vinos tienen precios muy accesibles alrededor de los doscientos pesos.

Como mencioné en la anterior columna, compren con al menos una semana de anticipación a su evento los vinos seleccionados para ese gran momento, con el fin que su estructura molecular se integre y sean más placenteros al momento de beberlos. Elijan cuidadosamente el vino para la mejor mesa, la suya. ¡Salud!

Twitter: @Rene_Renteria

Facebook: Facebook.com/RRWCT

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:
El encanto del vino espumoso
¿Cómo comprar un vino?
¿Cómo empezar a beber vino?