Opinión

Preguntas con respuestas

    
1
  

    

sismo

Más de 60 horas después de la tragedia, historias de vida y de muerte, lágrimas y la fortaleza que ha mantenido en pie al país, comienzan a surgir las preguntas para todos aquellos que perdieron su patrimonio. ¿Qué pasa con los miles de mexicanos que se quedaron sin hogar?

Hace un par de días tuve la oportunidad de entrevistar en EL FINANCIERO Televisión a aquellos encargados de responder qué pasa con nuestros hogares. Esto nos dijeron:

Si mi casa fue obtenida a través de un crédito del Infonavit, ¿qué pasa? Además de perder mi vivienda, ¿tengo que quedarme con una deuda de años? David Penchyna, director del Infonavit, institución que de septiembre de 2016 a junio de 2017 otorgó 307 mil 27 créditos hipotecarios, respondió:

“La vivienda financiada por el Infonavit está coberturada con seguro catastrófico. Va haber créditos muy flexibles para reparar su vivienda a aquellos que no la perdieron y que no haya un daño estructural, pero, además, el crédito vigente que hoy tenga un derechohabiente tiene un seguro que le va a hacer que no tenga esa deuda y que pueda aspirar a recuperar su crédito para sacar una nueva vivienda”.

Si mi casa ya estaba liquidada, pero tuve que hipotecarla, ¿qué opciones tengo? Fernando Soto-Hay, de Hipoteca Fácil, lo detalló:

“Todos los créditos hipotecarios en México otorgados por una institución hipotecaria tienen dentro del costo de crédito incluidos una serie de seguros, en el caso concreto del terremoto, estos seguros cubren dos cosas: en el caso de que se dañe el inmueble, pero vaya a subsistir la vida útil del inmueble, cubre la reparación del mismo, y en caso de que el inmueble se pierda y no es posible repararlo, lo que hacen es cubrir el monto del saldo de la deuda del crédito; no está asegurado per se el costo del valor del inmueble, pero el seguro literalmente paga el remanente”.

Para que esto aplique es importante cumplir con tres condiciones: estar al corriente en su mensualidad, documentar con fotografía y/o video los daños sufridos y reportarlo entre tres y cinco días hábiles para no perder la cobertura. Es un trámite sin costo.

En el caso de la CDMX, el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, recurrió a una declaratoria de emergencia para poder acceder a los Fondos de Desastres Naturales y así comenzar las reconstrucciones.

“Hay que hacer contacto con las autoridades federales correspondientes, de este contacto con las autoridades federales, a través del Fonden, entonces viene un seguro hacia la Ciudad de México, no es un seguro propio de la ciudad, sino un seguro que puede operar con sus reservas”, dijo.

¿Cuál es la diferencia entre una declaratoria de emergencia y una declaratoria de desastre? La declaratoria de emergencia está dirigida a la atención de la vida y la salud de la población, y la declaratoria de desastre tiene por objeto proporcionar recursos para la reconstrucción de los daños sufridos en las viviendas y la infraestructura pública, de acuerdo con la Secretaría de Gobernación, que es quien opera el Fonden. Hasta el momento en la ciudad hay más de dos mil estructuras con daños.

¿Y si lo que perdí fue mi automóvil, pero está asegurado? La Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) ha informado que es necesario corroborar si el seguro es de cobertura amplia o limitada. Se debe notificar a la compañía de seguros para que registre el siniestro y envíe a un ajustador. En caso de daños o pérdida total, se deben presentar los documentos que avalen la propiedad del automóvil. Si no los tiene, hay que acudir al Ministerio Público para la acreditación del mismo. Una vez documentado el caso, la compañía de seguros emitirá el pago o enviará el auto al taller.

Las consecuencias de este desastre apenas comienzan a enlistarse, pero el país ya ha demostrado que la solidaridad y la entereza nos mantendrá de pie.

Twitter: @jrisco

También te puede interesar:
Retratos salvajes
La ciudad seguirá
Narro