Opinión

Predicen más calor y sequía para EU


 
En su discurso de toma de posesión el lunes, Barack Obama reconoció entre los pendientes el combate al cambio climático, problema que la crisis económica y la industria de los combustibles fósiles sacaron muy pronto de la agenda en su primer gobierno. Ahora ofrece enfrentarlo, aunque el impacto ya es irreversible.
 
La comunidad científica no tiene dudas. En la Evaluación Nacional del Clima, reporte coordinado por Katharine Jacobs, asesora de la Casa Blanca en el tema, se adelanta que en las próximas décadas Estados Unidos, cuyos esfuerzos para encarar el fenómeno son insuficientes, experimentará un aumento en la temperatura de 2.2 a 4 grados, lo que significa que las generaciones futuras pasarán 25 días al año en promedio con más de 38 grados, en un país más cálido, seco y propenso a los desastres naturales, sobre todo en los litorales y en la región del Medio Oeste.
 
"El cambio climático ya está afectando al pueblo estadounidense. Ciertos tipos de eventos meteorológicos se han hecho más frecuentes e intensos, incluyendo ondas de calor, lluvias torrenciales y en algunas regiones, sequías e inundaciones. El nivel del mar está creciendo, se acidifican los océanos y se derriten los glaciares y el hielo del Mar Ártico", destaca el estudio de 400 páginas, señalan The Guardian y Bloomberg.
 
Elaborado por más de 300 científicos gubernamentales y del sector privado, en comparación a los 30 que trabajaron para el reporte del gobierno de George W. Bush, advierte que a fines del siglo XXI los cambios se reflejarán en un mayor riesgo de asma y de otras 'emergencias de salud pública', apagones generalizados, contaminación atmosférica, suspensiones masivas de la circulación de automotores y posible escasez de alimentos. El informe, subrayó Jacobs, "representa un consenso sobre lo que ha cambiado y cuáles son sus efectos. Prepararse de manera proactiva puede reducir los impactos y facilitar una respuesta más rápida y eficiente", dijo.
 
Cosecha
 
Algunas transformaciones tendrán su aspecto positivo, ya que el Medio Oeste disfrutará temporadas de cosecha más largas, pero también un creciente peligro de sequías como la vivida en el suroeste en los últimos meses, lo que hacia 2050, combinado con fuertes lluvias, amenazaría el abasto alimentario de EU y de los países que dependen de su producción.
 
El informe destaca que más de 80% del incremento de la temperatura, por arriba de 1.5 grados, se registró a partir de 1980, si bien 'la evidencia más dramática' se encuentra en Alaska, donde creció en promedio más de dos veces que en el resto de la Unión Americana, por el "rápido declinamiento de la capa de hielo polar del Mar Ártico en el último decenio".
 
La evaluación, que desde el 14 de enero está abierta a los comentarios del público por un periodo de 90 días -en 2014 se presentará el documento final-, agrega que como resultado de las emisiones pasadas de gases a la atmósfera que atrapan el calor (de efecto invernadero) parte de los cambios climáticos y de sus consecuencias 'es inevitable', pero asevera que "más allá de las próximas décadas, su dimensión todavía dependerá en gran medida de las decisiones que la sociedad adopte en torno a las emisiones".