Opinión

Predicar desde el poder

   
1
  

   

Carlos Aguiar Retes

La Constitución dice que México es un Estado laico, un lugar donde el culto religioso no está mezclado con el ejercicio del poder público. Pero como mucho en nuestra Carta Magna, es letra muerta, inexistente en la práctica.

Hace menos de una semana el polémico arzobispo primado de México, Norberto Rivera Carrera, quien por más de 20 años ocupó un puesto clave en la Iglesia mexicana, dejó el cargo y dio paso a su sucesor: Carlos Aguiar Retes. Durante dos décadas, Rivera representó lo opuesto a lo que ocurría en la Ciudad de México: mientras los derechos humanos se ampliaban, mientras la capital le daba la bienvenida a la despenalización del aborto o el matrimonio igualitario, un jerarca de la Iglesia endurecía su discurso respecto a esos temas.

Ahora hay un nuevo rostro, pero ¿hay una nueva postura eclesiástica? Hace unos días tuve la oportunidad de entrevistar a través del EL FINANCIERO Bloomberg a Bernardo Barranco, sociólogo y experto en temas de religiosidad y cultura, coautor del libro El pastor del poder, y haciendo un contraste en este relevo religioso en la CDMX, donde según el Inegi ocho de cada 10 chilangos son católicos, mencionaba dos puntos en común: Aguiar Retes también es un cura conservador y es un hombre tan cercano al poder como lo era Rivera Carrera.

“Carlos Aguiar Retes no es un progresista ni tampoco es un pastor que huela a oveja, no hubo clonación en el nombramiento del Papa para el nombramiento para la Ciudad de México, más bien Carlos Aguiar Retes es un hombre de aparato, es un hombre de estructura religiosa.

“Una de las grandes virtudes que tiene es que es gran amigo del Papa, son muy cercanos sobre todo a partir de 2007. Fueron juntos a una comisión de redacción, un documento de aparecida, una importante reunión a nivel continental y de ahí se hicieron fratellos, amigos, cuates. Es importante y no es banal este dato porque Francisco enfrenta una rebelión de los grupos ultraconservadores, muy poderosos, al grado que hay una carta, de hace dos meses, en la que lo declaran un Papa hereje… Norberto Rivera forma parte de ese grupo… el Papa necesitaba un hombre de confianza en la Iglesia mexicana”, refiere Barranco.

Pero la cercanía de Aguiar Retes no es sólo con el poder de la Iglesia que representa, sino con el poder público, que lo convierte en un vehículo peligroso de transmisión de un mensaje claro y dirigido.

Un hombre descrito por Barranco como menos confrontativo que Rivera, pero igual de conservador. Y basta ver las declaraciones que hizo en su primera conferencia de prensa, en la que culpó a la pornografía del embarazo de las adolescentes, para medir el discurso que mantendrá y que revela la continuidad de un líder que topa una confrontación cultural con algo que ha caracterizado a la capital del país: la apertura en temas que la Iglesia condena una y otra vez y que van en retroceso del reconocimiento de los derechos humanos.

Y sí, dirán que es lógica su postura porque concuerda con la que tradicionalmente mantiene la Iglesia católica en estos temas, pero cuando a eso se le suma su cercanía con el poder, se convierte en un foco rojo del tipo de líder y de las convicciones sociales que mantienen quienes sí toman decisiones públicas que nos afectan a todos los ciudadanos.

Y si no, revisemos la reforma al artículo 24 constitucional aprobada en el Congreso, en 2013, en la que se amplía la libertad de culto, creencia y religión, y que fue operada por Aguiar Retes de la mano del ya presidente Peña Nieto.

Basta decir que fue precisamente este sacerdote quien organizó aquella visita de Enrique Peña Nieto al Vaticano, para que el priista le presentara a su entonces novia, Angélica Rivera, al papa Benedicto. O que fue el nuevo arzobispo quien hace cinco meses ofició la misa en la que se casó el exgobernador Eruviel Ávila, o saber de su cercanía con el actual gobernador Alfredo del Mazo, para saber que en México sí hay forma de ejercer poder desde el púlpito de una Iglesia.

Twitter: @jrisco

También te puede interesar:
Parar los brincos
Sembrar paz
¿Juicio presidencial?

Sign up for free