Opinión

Predicar con el ejemplo

En el tema del salario mínimo que ha puesto sobre la mesa el Gobierno del Distrito Federal (DF) que encabeza Miguel Mancera, hay todos los indicios de que no se va a quedar en palabras y va a predicar con el ejemplo.

En contra de las versiones simplificadoras que señalan que simplemente pide un aumento y ya, el grupo de trabajo que encabeza Salomón Chertorivski, secretario de Desarrollo Económico del DF, sabe que lo primero es “desindexar” el salario. Y para ello, se prepara todo un paquete de modificaciones a leyes y reglamentos para que en el DF el mínimo ya no se utilice como referencia en lo que no sea estrictamente salarial. Vaya, desde las multas de tránsito.

Además, Mancera llevará la propuesta a la reunión de la Conago, que se realizará en las próximas semanas en Aguascalientes, bajo la presidencia de Carlos Lozano, al frente de la agrupación de gobernadores.

Y, hay más. El gobierno del DF tiene preparadas otras medidas para que se vea que no es jarabe de pico, sino que en este tema del salario mínimo va con toda seriedad, aunque a muchos les incomode.

Pólvora mojada

Poco, muy poco duró el efecto de las acusaciones contra los coordinadores de los grupos partidistas en la Cámara de Diputados, de autorizarse para ellos mismos y sus bancadas el pago de “bonos extraordinarios” sin otra justificación que la de apapacharse.

El desmentido lo hizo el presidente del Comité de Administración, Guillermo Sánchez Torres, quien advirtió de que tratándose de recursos manejados por la Cámara de Diputados, todos los coordinadores firman para autorizar su origen y destino.

Y ciertamente son los propios legisladores quienes autorizan su presupuesto y determinan los montos de sus salarios. Y cuando votan por estos recursos ni toman la tribuna ni hacen manifestaciones ni convocan a plantones en el Zócalo. ¿O será que Ricardo Monreal va a devolver también los recursos que mes con mes le entregan al grupo parlamentario que encabeza?