Opinión

¿Predial recaudado por los estados?

Cuando las reformas a la Ley de Coordinación Fiscal de 1990 se buscó incentivar el esfuerzo recaudatorio de los municipios, al introducir como elemento para la determinación del coeficiente participable, la dinámica recaudatoria de predial y agua, con buenos resultados fundamentalmente en el arranque, en estados que se caracterizaban por su apatía recaudatoria.

Eso mas o menos funcionó hasta 2007, cuando con el cambio de fórmulas de distribución, las participaciones se distribuyen desde 2008, de acuerdo a la población domiciliada, eliminando en los hechos el reconocimiento al esfuerzo recaudatorio local, quedando como base lo recibido nominal hasta diciembre de ese año. Esto sucede con el Fondo General de Participaciones y con el Fondo de Fomento Municipal, en los que al ponderarse las variables utilizadas en ambos casos, por el porcentaje de población, el resultado es el coeficiente poblacional, en correlación casi perfecta.

Es cierto que la recaudación de predial en nuestro país apenas significa 0.2 del PIB, siendo en Chile de 0.6 por ciento, pero ese porcentaje se concentra entre 74 o cien municipios.

Desde 2008 se desnaturalizó el Fondo de Fomento Municipal, para evitar la descoordinación en derechos. Hoy se fraccionó para distribuir el 83.2 por ciento a los municipios de las entidades coordinadas en derechos, y sólo 16.8 por ciento es para el FFM.

Hay municipios como Guadalajara o Zapopan, Solidaridad, varios del Estado de México y en general las capitales económicas y políticas de las entidades federativas, que resultan más eficientes para recaudar el predial que las mismas entidades federativas.

Muchos presidentes municipales y sus organizaciones están preocupados por reformas que se hicieron a la Ley de Coordinación Fiscal, que en los hechos significa quitarles la administración del impuesto predial, para que la realicen las entidades federativas, a través la colaboración administrativa, por machote y a fuerza.

Dice la ley que los municipios tendrán acceso a 30 por ciento del excedente del Fondo de Fomento Municipal, “siempre y cuando el gobierno de dicha entidad sea el responsable de la administración del impuesto predial por cuenta y orden del municipio… Para que el estado compruebe la existencia de la coordinación fiscal en el impuesto predial, se deberá haber celebrado un convenio con el municipio correspondiente y publicado en el medio de difusión estatal, en el entendido de que la inexistencia o extinción de dicho convenio hará que se deje de ser elegible para la distribución de esta porción del fondo”.

Desafortunadamente hasta hoy están reaccionando. Dudo que los que cobran bien, cedan esa facultad por la vía administrativa, a pesar de que se les recorten sus participaciones y seguramente no firmarán el convenio. No sólo es el poder recaudatorio, es el poder político.

Es evidente que tendrán que buscar en el Congreso por la vía política revertir lo anterior y, si no lo logran, recurrirán a las instancias jurídicas.
Se premia a los flojos y se castiga a los que lo hacen bien. No sólo es para centralizar más, es contradictorio con la exigencia de que asuman su responsabilidad fiscal, darle al 115 la vuelta por la puerta de atrás.
Se multiplicarán los señalamiento de que no quieren recaudar, cuando se les va a quitar la administración del predial, y nada garantiza que las entidades federativas lo harían mejor. El límite para la firma es el día 15.

Correo: brunodavidpau@yahoo.com.mx