Opinión

Pre-Criterios del 2016
y el crecimiento en México

1
 

 

Pemex petróleo  (Bloomberg/Archivo)

La SHCP dio a conocer el “Documento relativo al cumplimiento de las disposiciones contenidas en el artículo 42, fracción I, de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria”, largo nombre con el que se conoce el documento denominado “Pre-Criterios 2016” que sirve para iniciar el proceso de presupuesto del siguiente año. En septiembre se tendrá el denominado “Criterios de Política Económica”, documento con el que se envía al Congreso el presupuesto para el siguiente año, así como la correspondiente Iniciativa de Ingresos para ser discutida, modificada y aprobada por el poder legislativo.

En este año,el documento de Pre-Criterios tiene más relevancia porque presenta y define la manera en que el gobierno federal va a enfrentar el fuerte ajuste en sus finanzas públicas, derivado de la caída en los ingresos petroleros. Un primer hecho es que, de manera correcta, no estima que la contracción en estos ingresos sea temporal, como lo mencionó el año anterior, sino que hace los cálculos para enfrentar los menores ingresos fiscales para un periodo mayor. Así, para el presente año se espera que el precio del energético sea en promedio de 50 dólares el barril y de 55 dólares en el 2016, que contrasta respecto a los 94 dólares que se llegó a tener con anterioridad.

De esta manera, se espera que los ingresos petroleros pasen de representar el 7.4 por ciento del PIB presupuestado en 2014 a un estimado del 6.6 por ciento del PIB en el presente año y a un 4.9 por ciento del PIB en el 2016. Para evitar que el déficit fiscal se eleve, se espera que los ingresos no petroleros se incrementen en medio punto del PIB, para llegar a representar el 16 por ciento. Aquí destaca que la recaudación se deberá elevar otro punto más del PIB para llegar al 11.5 por ciento en este periodo, lo que significa que el resto de la sociedad deberá pagar más impuestos en los siguientes meses.

Además, se está previendo un ajuste al gasto público, adicional a los 124 mil millones de pesos anunciado en el presente año, por otros 135 mil millones de pesos en el año 2016. Es conveniente que los distintos niveles del gobierno, esto es el estatal y el municipal, se sumen a este gran esfuerzo de austeridad, así como los denominados ramos autónomos, incluido el Congreso y los partidos políticos.

Sin embargo, la información de las finanzas públicas en los primeros dos meses del presente año no confirman que se esté dando este ajuste en el gasto público programable, ya que el mismo registra un incremento anual del 15 por ciento, en donde el renglón de subsidios, transferencias y aportaciones muestra un aumento del 40.8 por ciento. Pero por su parte, los ingresos fiscales ya muestran una disminución del 1.9 por ciento, destacando la contracción de los ingresos petroleros del 46.3 por ciento. Se deberá hacer un extraordinario esfuerzo en los siguientes meses para evitar un mayor desequilibrio fiscal y cumplir las metas anunciadas.

A pesar de este ajuste anunciado en los ingresos petroleros y en el gasto público, así como en la recaudación fiscal, el referido documento estima que la economía tendrá una reactivación, ya que se prevé que crecerá entre 3.2 a 4.2 por ciento en el presente año y una décima adicional al año siguiente. Sin embargo, las diferentes encuestas y pronósticos de los analistas nacionales e internacionales ya muestran un menor crecimiento de la economía nacional para los siguientes meses.

Como el gobierno ha anunciado una política contraccionista bajando su gasto y elevando su recaudación, la única manera en que se podría reactivar la economía, sin elevar el déficit fiscal, es por medio de un aumento en el gasto y en la inversión del sector privado y en la externa. Por lo mismo, se podría esperar que en las próximas semanas se anuncie un programa de desregulación y fomento a la inversión privada por parte de las distintas entidades públicas.

También te puede interesar:
La dificultad del desarrollo y el ejemplo de Singapur
La importancia de la banca en el crecimiento
Las reservas internacionales apoyan al peso