Opinión

Pre-criterios 2017: base para un mejor panorama económico

 
1
 

 

Y nuestro peso sigue subvaluado.

Por Adriana Berrocal González, presidente Nacional del IMEF.

“Hacer predicciones es difícil… en especial sobre el futuro” es una frase que se atribuye al físico danés Niels Bohr. La economía no se salva de esta afirmación.

Cuando la Secretaría de Hacienda publicó los Criterios Generales de Política Económica (CGPE) 2016 se esperaba que tanto el PIB como la producción industrial de Estados Unidos aumentaran en 2.7% y la realidad resultó en variaciones de 1.6 y -1.0% respectivamente. Las expectativas para México también se han enfrentado con la realidad y han venido ajustándose a la baja.

Con este antecedente, y en un ambiente generalizado de volatilidad e incertidumbre, es que se divulga el documento de Pre-criterios de Política Económica 2017, base para la elaboración del Paquete Económico del próximo año y que dentro de las principales variables de proyección de las finanzas públicas establece los siguientes supuestos: crecimiento del PIB de 2.5%, inflación al 3%, el barril de petróleo en 46 dólares y el tipo de cambio en 19.10 pesos por dólar.

Aunque en distinta medida, los primeros dos supuestos se ubican por encima de los pronósticos de los analistas. El crecimiento del PIB es superior a la mediana de las expectativas publicada por el Banco de México, misma que coincide con el consenso del Comité de Estudios Económicos del IMEF de 2.2%. Por otro lado, la meta de inflación se ubica por debajo de la expectativa de nuestros especialistas que pronostican 3.9%.

Las variables más complicadas de predecir son el precio del petróleo y el tipo de cambio. En el primer caso, a pesar de los esfuerzos en reducir la oferta, los inventarios de los países industrializados siguen subiendo y se espera que la producción estadounidense siga en aumento. Por otro lado, las presiones geopolíticas como la reciente ofensiva de los EEUU contra Siria inciden en sentido contrario en el comportamiento de esta variable. Con respecto al tipo de cambio, en el complicado entorno global y para fines del presupuesto federal un tipo de cambio bajo es un supuesto conservador. Además, no debe olvidarse que bajo el régimen de flotación básicamente resulta inútil tratar de predecir esta variable; lo que se usa es un supuesto para fines de presupuestación, pero no resulta ser un pronóstico.
Otro supuesto significativo es la anticipada reducción en la deuda total de México, es decir, en el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público hasta alcanzar 49.2% del PIB, si no hay movimientos en el tipo de cambio. Lo anterior, en línea con el programa de consolidación fiscal, representaría el punto de inflexión en la deuda pública, que es una de las preocupaciones de las agencias calificadoras y de los analistas.

Las proyecciones de las metas fiscales están hechas para un escenario base donde la relación bilateral con los EEUU se revisa favorablemente y la economía sigue con un crecimiento moderado. Si se frena el comercio-inversión México-EEUU y, en consecuencia, la economía mexicana crece menos de lo proyectado será difícil reducir el coeficiente deuda a PIB como se tiene planeado y eso podría incidir en una revisión a la baja de nuestra calificación crediticia, alimentando un círculo vicioso. La buena noticia es que la probabilidad de ese escenario es baja y parece disminuir con el tiempo.

Finalmente, algo importante que está implícito en estos Pre-criterios 2017 es el planteamiento del fin del ciclo inflacionario; con ello esperaríamos un regreso paulatino a la meta de 3% del Banco de México.

En conclusión, y a pesar de que siguen pendientes asuntos como realizar una reforma fiscal de fondo, transparentar el gasto a los tres niveles de gobierno y reducir significativamente la corrupción vía el fortalecimiento del estado de derecho, en el IMEF vemos lo planteado como asequible, apuntando hacia el fortalecimiento de los fundamentos macroeconómicos del país dentro de un marco de consistencia y responsabilidad.

También te puede interesar:

En busca de la productividad perdida

Las mujeres al poder: en materia de gobierno corporativo

Inversión ángel: impulso económico en México