Opinión

PRD y el edén tabasqueño

Y aunque usted no lo crea, es muy posible que un grupo de diputados del PRD voten a favor de al menos uno de los dictámenes de la reforma energética.

La decisión, muy pensada y discutida, dicen los expertos, podría repercutir en el enfriamiento de las relaciones con Andrés Manuel López Obrador. De por sí.

Tome nota. Los únicos legisladores perredistas que votarán a favor del paquete fiscal de la reforma energética son los de Tabasco: sus tres senadores y la mayoría de sus diez diputados.

Y es que el gobernador de aquellas tierras del edén petrolero, Arturo Núñez, les hizo un exhorto a que como representantes de los tabasqueños en el Congreso de la Unión voten a favor de la vertiente fiscal que, dijo, en una primera aproximación, implicará alrededor de mil millones de pesos anuales adicionales para la entidad. Y vaya que esos recursos les hacen mucha falta.

“Independientemente de las diferencias que hay en la materia, muy legítimas y que se procesan civilizadamente en las cámaras del Congreso de la Unión, lograr más recursos para el estado es un tema en el que podemos coincidir todos como tabasqueños”, les dijo.

Bueno, los perredistas dirán que el Peje ya es harina de otro costal.

Pasivos políticos sindicales

Este fin de semana los diputados pondrán uno de los toques finales a la reforma energética. Lo más seguro es que se vote y apruebe el artículo tercero transitorio, que establecerá como condición para que el gobierno federal pueda asumir una parte de los pasivos de Pemex que se revise el contrato colectivo, que se establezca ahorro individual para los nuevos trabajadores y que se aumente la edad del retiro a 65 años.

Para nadie sería sorpresa que los líderes del sindicato de Pemex apechuguen sin dar mucho pataleo. No hay indicio de que Carlos Romero Deschamps, por ejemplo, pretenda renunciar a un tranquilo retiro. Y si no, que le pregunte a la maestra.