Opinión

PRD, un riesgo de seguridad nacional

El problema con la senadora perredista Iris Vianey por aparecer en una foto junto a la hija de uno de los principales dirigentes de Los Caballeros Templarios es apenas la punta de la hebra de un tema que comienza a causar preocupación en el sistema político; el PRD como un riesgo de seguridad nacional.

Protegido detrás del registro legal, de prometer cumplir pero eludir la Constitución, de asumir una oposición absoluta a las instituciones, de invocar la izquierda para salirse de la institucionalidad y de proteger a movimientos rupturistas de todo tipo, el PRD se ha convertido en un santuario de grupos radicales que buscan reventar la institucionalidad del sistema.

La lista inquieta a los sectores de inteligencia y seguridad nacional:

1.- La foto de la senadora Vianey junto a la Barbie Grupera exhibió al PRD como el espacio de movilidad institucional de los cárteles. Y de ser cierto que fue una coincidencia, el asunto más grave con la senadora no fue la frivolidad sino el hecho de que ella organizó una reunión de michoacanos en el Senado donde estuvieron como invitados algunos Templarios. La ingenuidad es coartada.

2.- La senadora Vianey forma parte de algunas comisiones del Senado, a las que regresará cuando se cumpla su licencia de treinta días para someterse a una “investigación” inexistente; entre ellas, la Comisión de Defensa Nacional, clave en la revisión de estrategias de seguridad nacional. ¿Por qué el PRD puso en esa posición a una senadora conocida más por su frivolidad?

3.- La senadora Vianey fue secretaria del gabinete de seguridad del gobierno de Michoacán nada menos que durante la gestión de Leonel Godoy, cuyo primo Julio César Godoy fue investido como diputado por el PRD a pesar de las pruebas en su contra por sus relaciones peligrosas con La Familia y sobre todo el capo Servando González "La Tuta".

4.- El caso de Leonel Godoy hundió al PRD en el mar de preocupaciones de seguridad pública y seguridad nacional por las pruebas que presentó la PGR de sus relaciones con "La Tuta". Pero Godoy fue introducido clandestinamente a la Cámara por la diputada perredista María Telma Guajardo para darle fuero. A la fecha, el exgobernador Leonel Godoy apoya a su medio hermano Julio César.

5.- El debate abierto por el PRD para la legalización del consumo de la mariguana en el DF se ha dado en medio de una de las mayores crisis de seguridad y violencia entre el Estado federal y los cárteles de la droga; el PRD, así, fortalece el ambiente de tolerancia contra los criminales. El enfoque perredista hacia los narcos deriva del mismo de la iglesia progresista, sobre todo del padre Alejandro Solalinde: los criminales también con víctimas del Estado.

6.- En medio de la revalidación del tema de la seguridad interior, como parte sustancial de la seguridad nacional el senador perredista Manuel Camacho Solís fue designado presidente de la comisión especial bicameral de seguridad nacional, ahora vital por la vinculación del tema de los cárteles con la seguridad política del Estado nacional. Camacho regresó a los zapatistas a la legalidad, pero el PRD empuja hacia la ruptura institucional.

7.- El PRD tiene el control de gobiernos estatales donde la seguridad nacional está en riesgo por grupos radicales: guerrillas, autodefensas y cárteles, además de organizaciones violentas antisistémicas: Guerrero, Oaxaca y el gobierno de Michoacán 2002-2012, justo cuando los cárteles se apoderaron de las estructuras municipales.

Fundado con células del Partido Comunista y ocupado por priistas de la Corriente Democrática de Cárdenas, hoy el PRD es dirigido por un exguerrillero de la Liga Comunista 23 de septiembre reconvertido a la institucionalidad y arropa a la disidencia de ruptura sistémica.