Opinión

PRD en río revuelto

En las próximas horas comenzará a verse el tamaño del boquete que dejó Cuauhtémoc Cárdenas tras renunciar al partido que fundó hace un cuarto de siglo.

Y si hace 27 años el político michoacano fue el emblema de otra crisis partidista, la que enfrentó el PRI en 1987, encabezando la Corriente Democrática, ayer asumió el papel de detonador de otra ruptura, la del sol azteca. Por eso, las medallas del ingeniero son dos crisis partidistas y tres campañas presidenciales.

Lo interesante ahora será conocer los nombres de los que se van y de los que se quedan. Porque Cuauhtémoc difícilmente se va a ir solo.

A saber: Alejandro Encinas, Dolores Padierna, Mario Delgado y Leonel Godoy, por decir algunos nombres. También se espera la definición de Miguel Barbosa, quien tomó distancia de Jesús Zambrano y luego de Carlos Navarrete.

La estructura nacional del PRD está bajo el dominio de Los Chuchos. Pero los militantes y simpatizantes son otra cosa, y seguro serán vistos como bocado de príncipe para los experredistas que están del lado de Morena que, como dicen los clásicos, ya se relamen los bigotes.

Y nadie duda tampoco de que las dirigencias del PT, del MC y otros chiquipartidos estarán a la expectativa de ver cómo les va en la pesca.

El timing del ingeniero Cárdenas está a la vista. En unas semanas los partidos deberán definir sus candidatos para los comicios de 2015.

La posición política del PRD no es la mejor como tampoco la del PAN. Por ello, en las próximas elecciones los que atraerán votos serán los candidatos y no los partidos.

Periodo extra

Todo apunta para que en los primeros días de enero el Congreso de la Unión convoque a un periodo extra para darle el tratamiento jurídico que requerirá la propuesta que enviará este jueves el presidente Enrique Peña Nieto. Hacia allá apunta el compromiso de los grupos parlamentarios.