Opinión

¿Por qué preocuparnos por el azúcar?

07 febrero 2017 5:0
 
1
 

 

[Cuartoscuro] México produjo un gigantesco e inusual superávit de azúcar este año. 

México está cerca de una epidemia por obesidad y diabetes. El precio por adquirir diabetes es alto. Un refresco de cola de un litro contiene 91 gramos de azúcar y el de dos litros, 186 gramos de azúcar. Casi una taza llena de azúcar. Sin embargo, el lobby que protege el consumo del azúcar es muy poderoso. Aun así, el gobierno de México necesita aplicar con valor un impuesto nacional al consumo de azúcar. Como padres o madres de familia no permitan que sus hijos decidan qué comprar al salir de la escuela: lo que “ellos quieran” comer. Preocúpense más por la salud de sus hijos.

La comparación podrá parecer aventurada, pero la similitud entre el daño del tabaco y el azúcar, está más cerca de lo que se imaginan.

Existe la certeza de que el humo del cigarro recibido indirectamente es peligroso. Los científicos han descubierto riesgos similares por “el azúcar de segunda mano” en niños y jóvenes, con mayor temor por el medio que los rodea saturado de altos niveles de consumo de productos con azúcar que con certidumbre pueden dañar el desarrollo de los niños y su salud a largo plazo.

La opinión de los científicos es que la exposición al azúcar puede comenzar a afectar a un bebé antes de su nacimiento. El azúcar que una madre consume durante su embarazo puede ser trasmitida a su bebé trastornando su salud y crecimiento desarrollando el riesgo de la obesidad.

La exposición involuntaria al azúcar puede también continuar durante el embarazo y la lactancia. La formulación de los alimentos para bebés y niños contiene azúcar agregada. Muchos niños están expuestos, desde su más tierna infancia al consumo de refrescos azucarados, con cafeína y carbonatados a 4.5 volúmenes de CO2.

Un estudio del “Center for Disease Control and Prevention”, que siguió la dieta de 1,189 infantes durante seis años, demostró que aquellos niños a quienes se les dieron alimentos azucarados, justamente en tres ocasiones por semana, desde los 10 a 12 meses de edad, tuvieron el doble riesgo de desarrollar obesidad.

El aumento del número de niños obesos no se ha detenido en México en la última década. Las etiquetas de los envases de alimentos deberían señalar claramente la cantidad de azúcar agregada. La FDA recomienda para los niños un máximo de consumo de azúcar de 50 grs. diarios. La World Health Organization aconseja ingerir sólo 25 grs de azúcar al día.

Fuente: The Washington Post

Twitter:@SalvadorG.Lignan

También te puede interesar:

¿La economía afecta tu salud?

Daños severos que causan los refrescos azucarados

El tráfico afecta tu salud