Opinión

¿Por qué no confiar en el talento mexicano?

 
1
 

 

Conacyt (Cortesía)

En entrega anterior hicimos referencia a una persistente y lamentable desconfianza que los emprendedores mexicanos enfrentan para sus productos y/o servicios. Entre los textos hicimos alusión a dos casos de éxito que le debíamos. Tómese un tiempo para leer estos casos de éxito que no encontraremos seguramente en ediciones del extranjero.

Jóvenes hermanos conviertes desierto en vergeles

El proyecto que encaminan desde hace seis años dos hermanos de apellido Ríos no tiene desperdicio. En su momento escribimos de ellos pero lo que planteaban como posible ya es una realidad.

Se trata de dos hermanos que en 2009, gracias a unos polímeros, consiguieron realizar plantaciones exitosas de árboles de maderas preciosas en zonas desérticas en medio oriente y en Atacama, Chile.

Demostraron que era posible convertir desiertos (el de Atacama es el más extremo en el mundo, según se reconoce) en regiones fértiles. Siguieron en su proyecto que es mucho más complicado de lo que hemos platicado.

En 2013 esta empresa, de nombre Micro Biotecnología Aplicada a dos Ríos (por los dos hermanos involucrados en este proyecto) comenzó a ejercer completo el proyecto en México. Lo hicieron en Sonora donde han conseguido producir electricidad a partir de las excretas de ganado.

Gracias a alianzas estratégicas con ganaderos obtienen de las excretas de sus ganados metano que se convierte en electricidad. Pero el asunto es más complicado que sólo eso: del resultante del proceso de combustión necesario para la producción de electricidad, resulta CO2 que se inyecta a unos fotobioreactores que convierten el resultante del proceso para producir electricidad en dos derivados: por un lado se obtiene alimento mejorado rico en proteína y por el otro biodiesel.

Del resultante del proceso para obtener el alimento mejorado para ganado y del biodiesel se consigue obtener un polímero que sirve para convertir zonas desérticas en zonas geográficas capaces de obtener determinados cultivos en especies que requieren de poca agua para producir.

Ese es el final del ciclo. Una empresa mexicana que de las excretas de ganado produce electricidad, de la electricidad se obtiene alimento mejorado para ganado y biodiesel y del resultante del proceso polímeros que ahora están soportando siembra de árboles de maderas preciosas en zonas que antes era imposible considerar esas posibilidades.

Ahora Micro Biotecnología Aplicada a dos Ríos, ya estableció alianzas estratégicas con grupos de desarrolladores inmobiliarios que han adoptado la tecnología de esta empresa para desarrollar complejos habitacionales en zonas desérticas donde antes era prácticamente imposible pensar en un fraccionamiento con amplias zonas verdes y arboles frondosos. Hoy es posible.

El principal problema que tiene esta empresa es que los permisos para obtener licencias necesarias para la siembra de hectáreas con maderas preciosas tardan hasta seis meses o más, lo que complica mucho las decisiones de inversionistas que están listos para que esa realidad sea mucho más frecuente de lo que hasta ahora se ha podido conseguir.

Para tener contacto con esta empresa a la página de internet de la compañía www.mbta2r.com o al correo mbta2r@gmail.com

El segundo caso de éxito que le debíamos se lo desarrollamos a continuación y tiene referencia a la industria de la construcción pensada para zonas pobres. El nombre de la tecnología es ARMO.

Arquitecto, comprometido con los sectores sociales con mayor pobreza, Jorge Capistrán ofrece ahora un desarrollo tecnológico que ha causado un enorme asombro entre la academia entre investigadores de Stanford y también entre inversionistas que frecuentan Sillicon Valley, los que han confirmado el potencial innovador y sus aplicaciones en regiones pobres de América Latina y África .

Este desarrollo tecnológico tiene como marca ARMO y se trata precisamente de una alternativa constructiva en las que los propios bloques o “ladrillos” tienen capacidad para ensamblarse uno con otro e incluso ser capaces de armarse para conformar escalones, techumbres, e incluso remates tipo de “paloma”.

Lleva más de siete años trabajando en ello desde que cambió su residencia a Cholula donde intentó inútilmente competir con los fabricantes de ladrillos en la región, conformados por familias de abolengo en la producción de esos elementos constructivos.

La competencia férrea entre esas familias provocó que su idea fracasara y de ahí la necesidad de generar un elemento de diferenciación que le obtuviera ventajas competitivas frente a sus “adversarios“ empresariales.

Haga de cuenta que se trata de un lego pero más sofisticado porque las curvas de un “ladrillo” embonan perfectamente en los huecos curvos de otro “ladrillo”. Como consecuencia se puede levantar un muro muy sólido porque no está un ladrillo encima de otro sino un ladrillo, por hablar de “ladrillos” dentro de otro (la profundidad del ensamble entre ambos es importante, no es superficial y por ello la conexión entre ambos ofrece solidez especial).

Este sistema constructivo ha ido avanzando, Antes sólo se elaboraban muros y posteriormente los espacios para recibir ventanas, puertas y luego remates y luego techos o soportes para un primer piso.

Hoy se pueden hacer remates de “paloma” y cornisas en las ventanas.

Las casas que obtiene esta tecnología pueden construirse en 15 días, con cuarenta metros cuadrados y el costo es de 120 mil pesos.

Gracias al apoyo del Inadem y de Conacyt se ha conseguido armar una planta productiva de la tecnología que tuvo un costo de cinco millones de pesos en donde ellos colocaron el grueso de la inversión que posteriormente les permitieron conocer la dimensión internacional por la intervención de Fumec, la Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia y por el programa de Techba, Technology Business Acelerator esta empresa llegó a Estados Unidos para recibir opiniones muy favorables de su proyección. Los dictámenes han sido muy halagadoras para este desarrollo tecnológico. Ahora en el terreno internacional esta empresa logrará lo que en su tierra no pudo conseguir. Esto suele suceder en México. Para triunfar hay que salir del terreno doméstico para conseguir lo que en el país no se concede con facilidad.

La ventaja de esta tecnología es que es muy fácil de armar pero también ofrece garantía absoluta para la herrería o el trabajo de aluminio en ventajas y puertas. Otra ventaja más está relacionada con el hecho de que en el interior de los “ladrillos” corren los cables de luz, la tubería de drenaje, los cables de la televisión de cable y los telefónicos o de Internet. El sistema cuenta con ventajas acústicas y térmicas.

Ya ha existido la demostración de que el sistema funciona y lo hace muy bien en casas que fueron solicitadas para Morelos (35 viviendas para familias de pepenadores)

Para comunicarse con esta empresa al correo Jorge.capistran@armo-system.com y más información al portal www.armo-system.com

Cumplimos.

Twitter: @ETORREBLANCAJ

Correo: direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:
El huracán “Patricia” y las pymes mexicanas
Si realmente gusta del buen café tiene que leer esta historia de innovación
Las 710 hectáreas que pudieran anticipar un “choque de locomotoras”