Opinión

¿Por qué mueren las abejas?

10 febrero 2014 4:30 Última actualización 18 septiembre 2013 5:2

 
Juan Arellanes
 
De los 300 cultivos comerciales producidos mundialmente, 84 por ciento dependen de la polinización por insectos (PPI). Alimentos básicos como maíz, trigo y arroz son polinizados por el viento u otros mecanismos, pero 39 de los 57 monocultivos más importantes dependen de la PPI, un servicio ecosistémico proporcionado por la naturaleza.
 
 
El valor económico mundial de la PPI fue estimado en 153 mil millones de euros en 2005. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura (FAO) considera que el valor de la PPI (90 por ciento de la cual es realizada por abejas) es hasta 30 veces superior al de los productos apícolas. Por “suerte”, si la PPI se detuviera no se produciría una catástrofe alimentaria global (como una hambruna masiva). “Simplemente” se elevarían los precios de los productos dependientes de la PPI: frutas y hortalizas, oleaginosas comestibles y café, cacao y cacahuate.
 
 
Desde 2006, las abejas están muriendo masivamente. Este fenómeno ha sido llamado Colony Collapse Disorder (Trastorno de Colapso de Colonias), mejor conocido como CCD. Es importante distinguir las muertes masivas de abejas atribuibles a factores bien identificados, que se han documentado desde hace más de un siglo, del CCD que es más rápido, más grave y de más alcance que otros casos de muertes de abejas. En el caso del CCD hay pocas o nulas abejas muertas alrededor de las colmenas. Como si salieran a trabajar y nunca volvieran.
 
 
Existe consenso en que el CCD no tiene una sola causa, sino un conjunto de factores sinérgicos que lo provocan. Estudios científicos señalan que el uso de pesticidas basados en Neonicotinoides (Nnctnd), los más utilizados en el mundo, es la causa principal del CCD, pero sólo aparece si hay otros factores estresantes (infecciones, toxinas, patógenos, parásitos, estrés nutricional).
 
Cantidades ínfimas de Nnctnd pueden afectar la memoria olfativa de las abejas, disminuyendo sus habilidades de orientación y navegación, impidiéndoles volver a sus colmenas.
 
 
En abril, la Unión Europea estableció amplias prohibiciones al uso de pesticidas basados en Nnctn… para los próximos tres años. La respuesta de Estados Unidos ha sido aún más tibia. En junio, 25 mil abejorros murieron en Oregon porque los árboles de un estacionamiento fueron rociados con un pesticida basado en Nnctn. A mediados de agosto, la Agencia de Protección Ambiental de EU impuso un nuevo etiquetado a los pesticidas basados en Nnctn para prohibir su uso “cuando las abejas estén presentes”. Pero un nuevo estudio, firmado por investigadores del Departamento de Agricultura, afirma que el CCD es resultado de una mezcla de nueve pesticidas y fungicidas diferentes, por lo que prohibir (o “etiquetar”) sólo los Nnctn no solucionará el problema.
 
 
Poderosos intereses de la industria química intentan evitar la prohibición de pesticidas y fungicidas.
 
Grupos ambientalistas se están aliando con apicultores y con agricultores comerciales que dependen de la PPI, aunque estos últimos están en una situación ambigua porque también dependen de los pesticidas. Los científicos no han llegado a un diagnóstico concluyente. Los casos de CCD siguen ocurriendo. El problema es grave y está lejos de resolverse.
 
 
 
 
 
 
 
 
Profesor de la Escuela de Relaciones Internacionales de la Universidad Anáhuac- México Norte.