Opinión

¿Por qué hacer una planeación estratégica?

 
1
 

 

Facciones. Desesperación. Rostros. Preocupación. (Reuters)

Por Roberto Arechederra.

El autor es vicepresidente de Contenidos del Consejo Técnico de IMEF.


Las empresas que buscan prevalecer en el tiempo deben buscar su permanencia a través de la entrega de productos y servicios que cubran las necesidades del mercado al que se dirigen. Este proceso debe generar un Valor Agregado para el cliente. En otras palabras, debe ser valioso.

A lo anterior también se le denomina generar una ventaja competitiva que sea percibida por el mercado El proceso de Planeación Estratégica es lo que pretende, generar un rumbo en la empresa que le permita permanecer, ganar mercado y prestigio, pero además mejorar la rentabilidad de la empresa.

El fin de año siempre es un buen momento para hacer un alto y reflexionar sobre lo que se hizo en los meses pasados y planear cómo mejorar en el futuro. La metodología de la Planeación Estratégica permite hacer un análisis, un diagnóstico que presente hacia dónde se dirige la empresa y revisar si es ahí donde queremos llegar.

Aunque la Planeación debe incluir el desarrollo de la empresa con horizonte de largo plazo, también debe incluir planeas operativos anuales. El ritmo de los cambios en todos los ámbitos de la vida humana hace que el largo plazo sean típicamente cinco años y con revisiones anuales. Pero incluso hay industrias, como la de tecnologías de información en donde la revisión deba hacerse con una mayor frecuencia.

En esto, si bien hay un método, no hay recetas que funcionen para cada organización. Cada empresa tienes sus necesidades y características propias que la hacen requerir cosas diferentes.

Todo parte de revisar y establecer una Misión, una Visión y unos Valores que sean compartidos y conocidos por la organización. La Misión nos dirá la razón de ser de la empresa, la Visión nos dirá hacia dónde queremos ir y los Valores serán los elementos de cultura organizacional que ayuden a tomar decisiones y mantenernos en el camino hacia los objetivos establecidos.

Una vez teniendo lo anterior, se debe hacer un diagnóstico. Debemos conocer en dónde se encuentra la empresa. Coloquialmente diríamos, saber dónde estamos parados. Hay también varias maneras de hacer lo anterior, una es el Análisis de Fuerzas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas (FODA por sus siglas).

Con dicho análisis, se puede conocer de una manera participativa en la organización, que podemos aprovechar para ser mejores y qué cosas debemos cambiar. Las fortalezas y debilidades están en el ámbito interior de la empresa y las oportunidades y amenazas, en el ámbito exterior.

En el IMEF sabemos que el análisis FODA es un elemento muy importante para la Planeación Estratégica, pero también invitamos a las organizaciones a complementarlo con una revisión de la situación financiera y administrativa, el análisis de políticas y procedimientos, así como a la revisión general del modelo de negocio, entre otras cosas que en cada organización puedan ser importantes.

Ya definido en dónde estamos, es momento, con la luz de la Visión, de determinar cómo podemos llegar hacia ese objetivo. Esos objetivos serán las estrategias que seguiremos.

Las estrategias son acciones concretas que bien desarrolladas, nos darán respuesta al cómo, quién, cuándo y dónde, además de incluir un deseable indicador numérico, que nos ayude a saber cuándo un objetivo estratégico es cumplido.

En el IMEF estamos convencidos de que las empresas que cuentan con un rumbo definido y una estrategia clara para todos los involucrados, es parte fundamental de la permanencia, crecimiento y rentabilidad de las mismas. Pero no sólo eso, el proceso de planeación permite que el equipo interior de la empresa participe, mejore sus habilidades de colaboración y trabajen en conjunto para lograr objetivos comunes.

Como diría el escritor francés Anatole France (1844-1924): Para lograr grandes cosas debemos no sólo actuar, sino también soñar; no sólo planear sino también creer.
 
 
También te puede interesar:

Corte, preocupada por la recaudación

Competitividad y crecimiento

Mejores prácticas en municipios