Opinión

Por qué es necesario un programa de ajuste económico

 
1
 

 

Peso

La semana pasada escribí sobre los lineamientos generales que debería tener un programa de ajuste económico, a lo cual algunos lectores me han dicho que no ven la necesidad del mismo. La razón de que sea necesario enfrentar el entorno externo con ajustes importantes en la economía nacional, es que no se tiene uno, ni dos, ni tres sino cuatro shocks que está recibiendo la economía nacional. Los mismos provocan una caída en los ingresos de divisas, a los cuales hay que ajustarse.

Cada uno de los shocks externos sería motivo suficiente para que las autoridades tomarán medidas que permitieran hacer el ajuste correspondiente, más en el caso actual en que son varios los shocks externos que impactan a la economía nacional. En caso de no hacer nada al respecto, se podría caer en una crisis importante con una fuerte devaluación del peso, así como un incremento drástico de la inflación, acompañada de una grave crisis de la producción. La misma sería muy costosa para las empresas, para los trabajadores y los consumidores en el país, siendo muy difícil salir de ella en el corto plazo. Hay que recordar que se tardó varios años en poder estabilizar la economía después de la crisis de 1994.

Hasta este momento se han podido sortear los problemas, pero las medidas tomadas no son suficientes en el mediano plazo.

Los shocks que está enfrentando la economía mexicana son los siguientes:

1. El efecto Trump que amenaza a nuestro país, a nuestro gobierno y a los inversionistas extranjeros que tienen sus activos en México. El presidente norteamericano entrante ha anunciado que quiere renegociar o cancelar el Tratado de Libre Comercio con México y Canadá, así como imponer aranceles a nuestras exportaciones, todo lo cual reduce la entrada de divisas al país. Esto significa un cambio drástico e inesperado en la estrategia económica nacional seguida en las pasadas décadas, sin tener claridad de la alternativa a seguir. Esta incertidumbre pospone o cancela inversiones tanto nacionales como extranjeras.

2. Menores ingresos de divisas derivado de la contracción en la exportación de petróleo, así como de un menor precio del energético. El incremento en el precio de la gasolina ha permitido al gobierno compensar el menor ingreso en pesos, pero sigue la reducción de los ingresos en dólares.

3. La política del Banco Central de Estados Unidos, que se refleja en detener la expansión monetaria de los años recientes, se percibe como un incremento en las tasas internacionales de interés. Esto tiene doble efecto, ya que por un lado hay una menor cantidad de divisas disponibles para invertir en México, así como una mayor demanda de dólares del gobierno y de las empresas, para cumplir con el servicio de sus deudas externas.

4. Un deterioro de la confianza en el gobierno, que se confirma con las distintas encuestas elaboradas en los meses pasados. Esto tiene un efecto directo en la inversión total, que se traduce en menores entradas de capitales.

Los cuatro puntos anteriores reducen la entrada de dólares al país, lo que debe compensarse con un mayor ingreso de dólares de otras fuentes así como una menor liquidez en pesos, es decir, se tiene que llevar al cabo un fuerte programa de ajuste económico. Una menor cantidad de pesos significa una menor demanda por dólares que estabiliza al tipo de cambio, pero también baja la demanda de otros bienes y servicios. Pero de no hacerlo así, el tipo de cambio sufriría un incremento importante y volveríamos a caer en una crisis económica, como la sufrida en el país en el pasado.

El ajuste en la demanda agregada debe ser proporcional para evitar que el mismo sea excesivo en sólo un sector. El consumo de la población ya se está reduciendo debido al incremento en la inflación y al mayor precio de la gasolina. Sin embargo, no se percibe que el gasto total del sector público tenga una reducción acorde a la gravedad de la crisis actual. Es el momento en que no sólo el gobierno federal haga este esfuerzo de austeridad, sino que también participen los gobiernos estatales y los municipales, las entidades autónomas y se reduzca la corrupción que se percibe en diferentes entidades públicas. La gravedad de la situación actual exige el apoyo de todos los mexicanos.

Correo: benito.solis@solidea.com.mx

También te puede interesar:
Lineamientos para un programa de ajuste económico
Escenario económico frente al gobierno de Trump
Perspectivas económicas nacionales para 2017