Opinión

¿Por qué Banxico elevaría su tasa esta semana?

 
1
 

 

[Agustín Carstens, gobernador del Banxico, asegura que el país cuenta con un sistema financiero sólido. / Cuartoscuro / Archivo] 

Arribamos a una nueva reunión de política monetaria frente a un contexto no menos complicado en las recientes y sorpresivas alzas en la tasa de fondeo dictadas por Banxico en lo que va del año. De hecho, esta vez parecen ser aún más claras las razones por las que anticiparíamos una nueva alza, más agresiva que en las anteriores ocasiones. Aquí las que considero las tres principales.

Primero. El balance de riesgos sobre la inflación se ha deteriorado claramente. Por una parte, llegamos a una nueva reunión de política monetaria de Banxico en un contexto donde las expectativas de inflación de mediano plazo (2017) se han elevado continuamente hasta alcanzar 3.5 por ciento en la más reciente Encuesta Citibanamex de expectativas (7 de noviembre) desde un nivel de 3.2 por ciento con que abrimos el año.

Adicionalmente, los riesgos de mayor traspaso de presiones inflacionarias asociadas a la debilidad del peso han aumentado. Basta mencionar que acumulamos una depreciación de 25 por ciento en el último año, lo que significa la mayor cifra anual observada previamente a las tres sorpresivas alzas por parte de Banxico (18 de febrero, 30 de junio y 29 de septiembre).

Segundo. En el pasado, las autoridades se han mostrado sensibles a las condiciones de funcionamiento del mercado cambiario. En este caso, muchas de las referencias a dicho funcionamiento exhiben su nivel más deteriorado en el año, o al menos en el contexto previo a las sorpresivas acciones de Banxico en lo que va del año.

En particular, en la última semana hemos observado altos niveles promedio de diferenciales compra/venta (proxi de liquidez) en el mercado cambiario, elevados niveles de volatilidad implícita e histórica, bajos niveles de volumen operado en el mercado local y un claro subdesempeño del peso frente al dólar en relación al promedio de las monedas emergentes. Todo lo anterior significa que existe el incentivo de actuar para asegurar un ordenado comportamiento del mercado cambiario.

Tercero, los mercados de renta fija han incorporado una elevada prima de riesgo en un contexto de bajo volumen y liquidez. De aquí la importancia de valorar el actuar para compensar dicha prima de riesgo y garantizar un ordenado funcionamiento de los mercados de renta fija y coadyuvar a la estabilidad de los flujos de capitales a los portafolios locales.

Desde luego, también es relevante el mencionar que los mercados ya incorporan un escenario de al menos un alza de aproximadamente 90 puntos base (swaps de TIIE). No obstante, la evidencia histórica reciente no sugiere que las expectativas de acción monetaria por parte del mercado sean un elemento central en la función de reacción de Banxico.

Sin duda, la decisión de incrementar la tasa de fondeo este jueves (100 puntos base en el caso de mi pronóstico) no llegaría exenta de dilemas. Por una parte, se ve difícil que no se arribe a esta nueva reunión con una perspectiva de una brecha de producto más negativa respecto a la considerada en la última reunión de Banxico, consideración que podría pesar si se considera que la tasa de fondeo podría ser ubicada en un territorio restrictivo (lo cual yo no estimo). Sin embargo, frente a un complicado contexto externo, y en la proximidad de condiciones monetarias neutrales, cada nuevo incremento en la tasa de política monetaria será más difícil de materializarse en cuanto a que su costo podría ser cada vez superior.

Así, a menor nivel de margen de política, mayor la valoración que podría darse a otras opciones de política que coadyuven al ordenado funcionamiento de los mercados locales.

El autor es subdirector de análisis de mercados financieros locales en la Dirección de Estudios Económicos de Banamex. Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex.

Twitter: @joelvirgen

También te puede interesar:
Elecciones en EU y mercados locales, nada es determinante
¿Todavía podremos crecer por arriba de 2.0 por ciento?
Cuatro reflexiones sobre el segundo debate en EU