Opinión

¿Por qué bajó Banxico la tasa de interés?

El viernes pasado el Banco de México sorprendió a los mercados financieros cuando decidió bajar en medio punto la tasa de interés de referencia.

En el lenguaje peculiar en el que el Banco Central redacta sus comunicados se lee lo siguiente:

“El débil desempeño de la economía mexicana en el primer trimestre sugiere una recuperación más moderada de lo que se había previsto para el segundo trimestre. De ahí que se anticipe, como se señaló, que en el horizonte en el que opera la política monetaria, prevalecerá un mayor grado de holgura en la economía al previsto en los meses pasados”.

En términos más asequibles, esto significa que la economía mexicana crecerá menos de lo esperado tanto en este segundo trimestre como en los próximos.

Es probable que tienda más al nivel bajo del rango que fijó Banxico, de 2.3 a 3.3 por ciento para todo 2014. La decisión de Banxico se entiende mejor si vemos que el indicador cíclico que dio a conocer el Inegi, también el viernes, marca aún una fase recesiva en marzo y una leve recuperación en abril.

Es decir, todo indica que la recuperación –de la que casi nadie duda– va a ser más moderada de lo que se pensaba hace apenas algunas semanas.

En la decisión del Banxico también pesó el resultado del empleo en Estados Unidos (EU) que también conocimos el viernes.

El empleo no agrícola aumentó en mayo en Estados Unidos en 217 mil personas y la tasa de desempleo se mantuvo en 6.3 por ciento.

Estos datos confirman la tendencia a la recuperación de EU y desataron la discusión acerca de si la Reserva Fderal (Fed) esperará hasta mediados de 2015 para iniciar una tendencia alcista en las tasas de interés de corto plazo.

En el momento en el que la autoridad monetaria estadounidense comience a incrementar tasas, no le va a quedar a Banxico otro remedio que seguirla.

Y por eso se quiere un nivel de tasas más bajo, cuando éstas empiecen a subir, dado el contexto de menor actividad económica.

¿Significa que la decisión de Banxico va a empujar el crecimiento?

Aunque en el mandato de nuestro Banco Central no está esa obligación (como sí lo está en el caso de la Fed), los bancos centrales en un mundo con inflación baja o incluso con riesgos de deflación en algunas zonas, se han echado a cuestas también la tarea de usar instrumentos monetarios para empujar el crecimiento.

Incluso el ortodoxo Banco Central Europeo ya lo hizo la semana pasada.

Además, la baja de tasas en Europa podría alentar la llegada adicional de capitales a México y fortalecer aún más el tipo de cambio, lo que podría propiciar un potencial de mayor inestabilidad cambiaria en el momento en que empiecen las alzas de tasas en EU. La baja del viernes inmediatamente encareció el dólar.

Pero con la decisión del Banxico no espere resultados espectaculares ni un abaratamiento visible del crédito a las empresas o a las personas.

Con todo, el mensaje del banco es claro: hay que alinear nuevamente las herramientas a disposición de todos para alentar el crecimiento de la economía.

Más nos vale que las piezas se vayan acomodando antes de que en unos meses más nos demos cuenta de que este podría ser otro año perdido para el crecimiento.

Twitter: @E_Q_