Opinión

Por el IPN, Chuayffet
debe corregir o dimitir

1
    

    

Emilio Chuayffet Chemor. (ilustración)

La Secretaría de Educación Pública cometió tres pecados capitales con el Instituto Politécnico Nacional, y le hizo daño a una institución que ha servido a México.

Entregó el IPN a Morena, lo puso en la ilegalidad, y exhibió a los exdirectores generales como vividores del presupuesto, cuando no lo son.

Lo entregó a Morena.- De 44 directores de escuela, cayeron 30. No estaban alineados con Morena. Los sustitutos serán puestos por los alumnos, que elegirán una terna mediante votación, y el director general Enrique Fernández Fassnacht nombrará al que ellos digan.

Ricardo Hernández fue designado por el director general del IPN como coordinador de asesores de Servicios Educativos.

¿Quién es Ricardo Hernández? Cuando Martí Batres era titular de la Secretaría de Desarrollo Social del DF con Marcelo Ebrard, Hernández era el director general de Administración, señalado como la vía del GDF para financiar a López Obrador.

Es decir, Morena ya penetró la estructura de mando de la dirección general del IPN, además de hacerse del control de las escuelas. Con las escuelas en sus manos, Morena puede movilizar gente y desviar recursos para sus fines. (El presupuesto anual del Poli es de 15 mil millones de pesos).

Además de tomar el control de la dirección de las 44 escuelas, van a nombrar a toda la pirámide hacia abajo y el control se multiplica con cientos de subdirectores y jefes de departamentos designados por ellos.
Así se cierra la pinza de Morena sobre el IPN:

–Con los directores de las escuelas, corridos 30 de ellos por presión de un movimiento alentado por ese partido.

–Con el personero de Batres, Ricardo Hernández, en la estructura de la dirección general.

–Con Samuel Sotelo Crespo (ligado a Martí Batres), secretario general del sindicato de no docentes.

–Con la gestión externa de Francisco Bohórquez, exdirector de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Ingeniería y Ciencias Sociales (UPIICSA), director del Metro con Marcelo Ebrard, quien es visto como la vía de financiamiento de un sector de los paristas del IPN, con recursos de la Línea 12 del Metro.

El movimiento como tal en el Poli se acabó, pero Morena ganó capacidad de movilización, control sobre recursos (dinero) y poder.

IPN en la ilegalidad.- Los directores de las escuelas deben salir de ternas propuestas por los Consejos de las escuelas, pero ahora los van a elegir los alumnos a convocatoria de la Asamblea General Politécnica. Los Consejos no existen. Lo que están haciendo es ilegal.

Exhibir a exdirectores.- La SEP acordó con los paristas “quitar las pensiones vitalicias” de los exdirectores generales del IPN. Sin embargo, esas pensiones vitalicias nunca han existido. Los hicieron ver como abusivos, lo cual es bajo. Y es mostrar a una institución seria como un botín, que no lo ha sido. De ahora en adelante sí lo será: de un grupo político llamado Morena.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
Las insidias de un manipulador: Adolfo Gilly
AMLO a Jacobo: “usted no necesita preguntar”
Malas noticias para PAN y Morena