Opinión

Por comenzar, la "película de terror"

    
1
   

   

'Película de terror' para la economía mexicana. (Especial)

Muy temprano en el año se presentó el peor escenario contemplado para 2017 por las autoridades financieras mexicanas, que hasta finales de diciembre tenían tres en perspectiva:

El malo, en el que el presidente electo de Estados Unidos (EU), Donald Trump, hiciera planteamientos de política económica que le causaran mucho daño a México.

El intermedio, en el que a México le fuera menos mal de lo que creen los mercados financieros, que sugieren perspectivas cada vez más sombrías para este año.

Y el positivo, en el que Trump concediera que Norteamérica es una región más competitiva que China y que la estrecha relación de la economía mexicana con la estadounidense ofrece beneficios para ambas.

Contra todo pronóstico, se materializó el peor escenario desde el arranque del año, cuando Ford anunció que cancelaba sus planes para una nueva planta de mil 600 millones de dólares en San Luis Potosí.

Ford anunció la cancelación de su proyecto de inversión en San Luis Potosí, donde se generarían unos tres mil empleos, después de que Trump amenazó a la armadora con nuevos impuestos si vendía en EU autos de manufactura mexicana.

Hace unos meses Trump había presionado a la fabricante de aires acondicionados Carrier, y la semana pasada amenazó a General Motors y Toyota con impuestos arancelarios, razón por la que Fiat Chrysler también podría frenar sus operaciones en México.

La respuesta de la moneda mexicana no se hizo esperar, pues en la primera semana de enero se depreció 2.9 por ciento ante el dólar, que ayer alcanzó un máximo histórico de 21.73 pesos en operaciones al mayoreo y de 22.10 pesos en ventanillas de los bancos.

La fuerte caída del peso se debe, principalmente, a las preocupaciones del mercado sobre las medidas que Trump podría tomar al llegar a la Casa Blanca el 20 de enero, sumado a sus declaraciones contra las armadoras.

La depreciación del peso forzó al Banco de México a intervenir el jueves y viernes pasados con ventas directas de dólares en el mercado cambiario, algo que no hacía desde el 17 de febrero de 2016.

Pero a diferencia del año anterior y de intervenciones pasadas, en esta ocasión, y por primera vez, se vendieron dólares en los mercados de Estados Unidos y Asia, además de México.

Las ventas directas de dólares al mercado ascendieron a dos mil millones de dólares con cargo a la reserva internacional del país.

La Comisión de Cambios no descarta la posibilidad de recurrir a nuevas intervenciones discrecionales en el mercado cambiario.

Si Trump continúa amenazando con impuestos y aranceles a las empresas multinacionales que decidan producir en México y exportar a EU, seguirá habiendo efectos negativos sobre el peso.

Hasta ahora hay mucha incertidumbre sobre las medidas de política comercial que se instrumentarán en EU a partir del 20 de enero y que hoy podría perfilar Trump en su primera conferencia de prensa.

Como dijo en diciembre el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, estos son sólo los cortos de una “película de terror” que todavía no vemos, pero que está por comenzar.

Por lo pronto, las perspectivas económicas para México siguen disminuyendo y ya hay que incorporar al ‘escenario malo’ el impacto sobre el crecimiento de una menor inversión extranjera directa.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
¿Por qué subir la gasolina?
Para entender el gasolinazo
La 'escalera' de Banxico y la salida de Carstens