Opinión

Política comercial
para exportar

Como parte de las seis medidas que anunció el presidente Peña Nieto la semana pasada a favor de la productividad y el crecimiento económico en el corto plazo, planteó “mecanismos para facilitar el comercio y eliminar barreras a la exportación”, lo que ejemplificó con la operación de una ventanilla única en el sector salud para promover las exportaciones y la simplificación de trámites para obtener certificados a la exportación por parte de la Comisión de Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Si bien es deseable y necesaria una desregulación de la tramitología burocrática que afecta las exportaciones de múltiples productos (como las de los sectores salud y agropecuario), el reto para incrementarlas va mucho más allá de eso. A 20 años de la firma del TLCAN y de acuerdos comerciales con más de 50 países se requiere replantear la estrategia de uso y aplicación de los instrumentos y acciones de la política comercial.

No se trata de regresar a una política de proteccionismo, sino de emplear ese instrumental para promover las exportaciones, defender la participación de los productos mexicanos en el exterior y, también, actuar contra prácticas desleales de comercio en el mercado nacional. En la realidad de las negociaciones comerciales, ello permite disponer de “cartas de cambio”. En los últimos años la evidencia señala que la política comercial ha sido, en el mejor de los casos, tibia y con magros resultados para los productores nacionales. El saldo para México no ha sido favorable. Aunque existen ejemplos en múltiples sectores (acero, textiles) y con diversos países (asiáticos, pero sobre todo con Estados Unidos por la intensidad del intercambio comercial), los casos más evidentes y recientes están en el sector agropecuario.

En 2013 se renegociaron las condiciones de exportación de tomate para evitar el reinicio –la disputa data de 1996—de una investigación antidumping en Estados Unidos (EU), que derivaron en un aumento del precio mínimo al que se comercializa el producto en ese mercado. El tema no era de costos de producción, como argumentaban los productores de ese país, sino de una mayor competitividad e inversión en tecnologías de punta de la producción mexicana en relación con la de Florida. El resultado: una contracción de 8.8 por ciento de las exportaciones de tomate en enero-marzo de 2014 a tasa anual.

El año pasado también se permitió la entrada de papa estadounidense a México –desde 2002 se restringía sólo a una franja de 26 kilómetros en la frontera norte—por presiones de productores y congresistas de EU para ampliar su mercado. El resultado: incremento de los riesgos de plagas para la producción nacional (aunque suene paradójico, EU tiene enfermedades que en México se erradicaron), a cambio de la anuencia de ese país para que México ingresara a las negociaciones del Acuerdo Comercial Transpacífico (TPP).

Otros casos recientes: importaciones de manzana y arroz a México provenientes de EU y Vietnam, respectivamente, a precios por debajo de los costos de producción según argumentan los productores nacionales, pero cuyas demandas ante la Secretaría de Economía “no proceden”; y la disputa por prácticas desleales y dumping de los productores de azúcar en EU contra las exportaciones mexicanas, que está en proceso pero en el que ya perdimos el primer round, en la que se establece como principal causa ¡Los subsidios a los productores en México!, cuando en EU son 6.5 veces superiores.

El fomento a las exportaciones requiere identificar mercados potenciales, ubicar a productores nacionales y ponerlos en contacto en ferias y eventos o en reuniones bilaterales, tareas que realizan ProMéxico y Aserca; también facilitar las operaciones de comercio exterior; pero, sobre todo, precisa incrementar la productividad y la competitividad de la producción nacional.

Estos últimos no son sólo aspectos de inversión en tecnologías y capacitación; la política, las estrategias y las negociaciones comerciales juegan un papel fundamental. Las autoridades tienen que pensar en la “reforma estructural” en esta materia.

Twitter: @ruizfunes

Correo: mruizfunes@gmail.com