Opinión

¿Banxico podrá bajar
tasas?

Hace dos semanas el Banco de México y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) revisaron a la baja sus proyecciones de crecimiento del PIB para 2014. Por un lado, la autoridad monetaria disminuyó su rango pronosticado de 3-4 por ciento, a 2.3-3.3 por ciento, mientras que por el otro, la autoridad fiscal ajustó su estimación de 3.9 a 2.7 por ciento. Cabe destacar que el consenso entre analistas se encuentra alrededor de 3.0 por ciento, de acuerdo a las encuestas de Banxico y de Banamex (Banorte-Ixe: 2.7 por ciento).

La publicación del PIB del primer trimestre hizo evidente que la fuerte desaceleración que sufrió la economía mexicana el año pasado, se extendió al primer trimestre de este año y propició las revisiones de Banxico y SHCP. Por otro lado, la inflación anual se ha desacelerado considerablemente, de 4.6 por ciento en la primera quincena de enero, a niveles inferiores a 3.5 por ciento recientemente.

En otras palabras, el choque fiscal ya fue absorbido por la economía en términos de inflación, al no haber observado “efectos de segundo orden” (i.e. incremento generalizado e inusual de precios que no fueron afectados directamente por la reforma fiscal). Finalmente, el peso mexicano se ha apreciado más de 5.0 por ciento con respecto al dólar estadounidense: de niveles por encima de 13.50 pesos por dólar a finales de enero, a cerca de 12.85 recientemente.

Un crecimiento más lento, menor inflación y un tipo de cambio apreciado conforman una “poderosa” combinación para “poner en la mesa” un escenario dovish (con sesgo hacia una reducción de la tasa de referencia) pero, ¿podría bajar tasas Banxico? En mi opinión, la pregunta es muy elocuente debido a que este semana la Junta de Gobierno del Banco de México sostendrá su reunión ordinaria de política monetaria y como es costumbre, hará publica su decisión sobre el nivel de la tasa de referencia el viernes (6 de junio) a las 9:00 am.

En este sentido, en línea con el consenso de los analistas del mercado, anticipo que la Junta de Gobierno dejará la tasa de referencia sin cambio en 3.5 por ciento, su nivel mínimo histórico. En otras palabras, veo muy difícil que los miembros de la Junta de Gobierno decidan reducir la tasa de referencia a pesar de un menor crecimiento esperado, baja inflación y el fortalecimiento reciente en el tipo de cambio.

En este contexto y como lo he comentado con anterioridad en este espacio, creo que Banxico dejará la tasa de referencia sin cambio por un largo periodo de tiempo debido principalmente a dos razones: Por un lado, si la Junta de Gobierno decidiera reducir la tasa de referencia en esta reunión, este cambio de postura de política monetaria tendría efectos sobre la economía entre seis y ocho meses más tarde, debido a los rezagos con los que actúa dicha política. Para esas fechas, la economía probablemente ya esté creciendo a tasas considerablemente mayores y la inflación se ubique cerca de 4.0 por cierto.

Por otro, creemos que existe una percepción generalizada de que cada día que pasa nos acercamos más a un aumento de la tasa de Fed Funds en Estados Unidos, que podría incrementar la volatilidad en el mercado cambiario. Es por ello que no creemos que existan fuertes incentivos para reducir la tasa de referencia en el corto plazo, pero tampoco creemos que existan incentivos para incrementarla en el mediano plazo. En este sentido, creemos que la Junta de Gobierno querrá enviar un mensaje similar al que se ha percibido en los mercados recientemente, incluyendo lo expresado en el informe trimestral sobre la Inflación -publicado hace semana y media-, así como la presentación que llevó a cabo el subgobernador Sánchez González en un evento bancario, hace algunos días.

Por todo esto, mantengo mi pronóstico en el que el Banco de México dejará la tasa de referencia sin cambio por un largo periodo de tiempo (Consenso: +0.25 por ciento en marzo de 2015).

Twitter: @G_Casillas

* El autor es director general de Análisis Económico de Grupo Financiero Banorte. Las opiniones que se expresan en el artículo no necesariamente coinciden con las del Grupo Financiero Banorte, por lo que son responsabilidad absoluta del autor.