Opinión

Pocos ricos y
muchos pobres

 
1
 

 

Pobreza en México. (Cuartoscuro)

Algo que resulta irónico, y se ha dicho hasta el cansancio, es que en México se haya forjado uno de los hombres más ricos del mundo y al mismo tiempo la mitad de la población viva en condiciones de pobreza.

¿Cómo impacta esta situación en nuestras finanzas personales?

El problema no es la opulencia de una familia, sino la iniquidad e ineficiencia que causa la elevada concentración de la riqueza.

Según la Encuesta de Ingreso Gasto elaborada por el Inegi en 2014, mientras 10 por ciento de la población acumulaba 35.4 por ciento de los ingresos, había otro 10 por ciento que sólo concentraba 1.9 por ciento.

Cada quien juega un papel diferente en una economía y quienes han forjado empresas tienen la posibilidad de acumular riqueza, pero también de generar fuentes de trabajo y ello permite que las familias alcancen un mayor nivel de bienestar.

Hay quienes piensan que la voracidad de las personas lleva a la injusticia social y sugieren que el Estado sea más protagonista.

Sin embargo, los gobiernos en todo el mundo han demostrado ser muy ineficientes y corruptos para manejar las compañías y terminan quebrándolas, con el consecuente empobrecimiento de la población.

Bajo esta óptica, el Estado ha tenido un papel orientado a la “rectoría”, es decir a establecer las reglas que permitan trabajar de manera eficiente y equitativa a los agentes económicos, en lugar de intervenir directamente en la actividad productiva.

Un punto central es que a pesar de no dejar su función de subsidiar a la población menos favorecida, cada vez es menos asistencialista y deja que las mismas familias y empresas encuentren la forma de encontrar el sustento.

Empero, en este país con un marcado desequilibrio social se requiere el fortalecimiento de la clase media, quien puede generar el consumo necesario para impulsar la economía desde una perspectiva interna.

El papel de los empresarios debe ser en este sentido muy activo y más allá de las grandes donaciones sería de esperarse planteamientos productivos con un enfoque de absorción de mano de obra que permita elevar los ingresos de los trabajadores.

A todos nos conviene un país con mayor capacidad de compra y ordenado. México tendría un mayor impulso con familias con un creciente poder de compra, capacidad de endeudarse, ahorrar, invertir y ser cuidadosos con sus recursos.

Hay una responsabilidad entre quienes se encuentran en ese 10 por ciento favorecido de generar oportunidades en un país de enormes carencias.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
Los motivos entre Slim y Zuckerberg
¿Invertir en tenis o en autos?
¿Funcionarán los Bonos del Ahorro Nacional?