Opinión

Planito

1
   

   

Banco de México (Cuartoscuro)

El Banco de México presentó ayer su informe trimestral, y aprovechó para corregir su estimación de crecimiento para este año. Ya no quedaremos entre 3.0 y 4.0, dice el Banco, sino que será medio punto menos. Este viernes, el Inegi publicará el PIB de 2014, que el mismo Banco de México estimó ayer rondará 2.1 por ciento frente al año anterior.

Si la estimación del Banco de México es correcta, entonces el cuarto trimestre de 2014 crecimos casi al 2.7 por ciento. Esa cifra es mala o buena, según se quiera ver. Para los ocho trimestres que lleva el gobierno actual, es una maravilla, porque nunca había crecido tanto la economía. Pero comparado con los dos últimos años de la administración anterior, que fueron de 4.0 por ciento cada uno, pues ya no es tan buena.

Lo más interesante, me parece, es que los dos últimos trimestres ya son superiores al 2.0 por ciento, mientras que los seis previos ni siquiera llegamos a esa cifra. Mejor todavía, el crecimiento en construcción e industria manufacturera ya está en 5.0 por ciento anual, aunque la caída en minería, en buena parte debido al derrumbe petrolero (en cantidad producida y en precio), ronda el 6.0 por ciento.

De hecho, durante todo el año tendremos ese lastre del petróleo, que opacará el avance de la construcción (son más o menos del mismo tamaño), y nos dará cifras de crecimiento en la industria completa que apenas llegarán a 3.0 por ciento.

Por el lado de los servicios, hasta el tercer trimestre, lo que teníamos era un comportamiento muy diferente del que uno imaginaría. Por ejemplo, el comercio es una de las ramas que mejor se desempeña. Ahí no se nota el impacto de la reforma fiscal que tanto se aduce. También crecen el transporte por ferrocarril, por avión, otros tipos de transporte, alquiler de bienes muebles. Las ramas que en verdad han sufrido en estos dos últimos años son las de comunicaciones y financieras, especialmente radio y televisión, otras telecomunicaciones, mensajería, corporativos, e intermediación no bancaria.

No creo que el último trimestre del año cambie mucho el panorama, pero eso ya lo podremos comentar la próxima semana. Lo que me parece relevante hoy es que aunque la estimación del Banco se reduce, y apunta a 3.0 por ciento en lugar de 3.5 por ciento, hay razones para pensar en que no tendremos correcciones mensuales. Es decir, eso de que vayan bajando la estimación a cada rato no parece que vaya a ocurrir ahora, sino que da la impresión de que el Banco está siendo conservador.

Las manufacturas ya dieron toda la vuelta, de crecer 5.0 por ciento en 2011 hasta llegar a cero al inicio de 2013, y nuevamente a 5.0 por ciento al cierre del año pasado. La construcción pasó de 4.0 por ciento a niveles de menos 8.0 por ciento a mediados de 2013, y ahora está arriba de 5.0 por ciento. Este comportamiento de la industria no será tan evidente por la caída en la industria petrolera, pero es un asunto temporal.

Pero ya veremos que nos dice elInegi, sobre todo en servicios, que nos permita tener una mejor perspectiva para el resto del año. Creo que el proceso de reacomodo de la industria mundial, especialmente la asociada al transporte, se irá notando cada vez más, y habrá regiones en donde nuestro problema será un crecimiento excesivo. Aunque en el promedio, como suele ocurrir, parezca que todo está planito, lo que en realidad tenemos son colinas que pueden convertirse en montes y valles que amenazan transformarse en barrancos, y eso sí sería muy complicado.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Decisiones costosas
Alcanzados por el futuro
Definiendo candidatos