Opinión

Planigrupo y la liquidez

 
1
 

 

BMV

Varios meses tomó a Don Eduardo y Elliot Bross concretar la colocación de su oferta pública primaria de acciones en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). No sólo fueron las 92 millones 827 mil 903 acciones a un precio unitario de $19.70 pesos, sino lo que deja a este grupo de líderes relevantes en la industria del retail en experiencia, colocar en tiempos en que el mercado goza de una liquidez inusual.

Con cuatro décadas de experiencia el nuevo Planigrupo LATAM está totalmente integrado, tiene un portafolio de 29 centros comerciales que representan un área rentable aproximada de 708 mil metros cuadrados.

Además actualmente tiene cinco proyectos en construcción que se ubican en Nuevo León, Estado de México, Jalisco, Sonora y San Luis Potosí.

El ingreso al mercado bursátil del grupo, que se realiza con la intermediación de Merrill Lynch México y la asesoría de Greenberg Trauig, permitirían a la firma obtener unos mil 833 millones de pesos, suficientes para adquirir 53.4 por ciento de los CKDS PLANICK 12 y fondos para soportar su plan de inversión.

La medida anunciada hace unos días es relevante porque se trata de la primera empresa que realiza una colocación de acciones a partir de la madurez que alcanzó con sus Certificados de Capital de Desarrollo (CKDes). Incluso será el próximo martes 12 de julio que se realice la tradicional ceremonia en el centro bursátil de reforma.

Sin embargo, al mismo tiempo es la tercera que se efectúa sin consolidar un vehículo como los Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces (FIBRAS), como lo fue el caso de GICSA en 2015 o bien la OPI de la empresa desarrolladora de vivienda Javer.

Hacia 2012 Planigrupo lanzó su primer CKD por un monto de 2 mil 700 millones de pesos, que le permitieron en su momento financiar distintas inversiones inmobiliarias y hasta poco antes de la colocación contaba con un remanente de 200 millones de dólares. Se estima que los activos actualmente tienen actualmente un valor de 13 mil 287 millones de pesos.

Otro valor agregado con que cuenta la cartera de proyectos son sus inquilinos. Entre ellos figuran Cinépolis y Cinemex, las cadenas de tiendas de autoservicio Walmart, HEB, Soriana, Chedraui, Starbucks, Sanborns, bancos y otros más.

Ahora con más liquidez la historia del grupo regiomontano será sin duda distinto, las posibilidades de ampliar territorios está a la vuelta de la esquina.

Para el negocio inmobiliario, la noticia viene a nutrir un escenario distinto de obtener recursos para financiar procesos de desarrollo. El mercado del retail se encuentra actualmente en una etapa madura del ciclo inmobiliario y los tiempos en que se genera la operación, hablan de la confianza en el largo plazo que tiene un nicho a pesar de la volatilidad cambiaria y ventas menores que las esperadas, que aún gigantes como Walmart enfrentan.

Twitter:@claudiaolguinmx

También te puede interesar:

Los tiempos del nuevo aeropuerto

Inestabilidad cambiaria y real estate

Mobiliario se sofistica