Opinión

Plan de infraestructura orientado a energía y al Sur y Sureste de México

La semana pasada el presidente Enrique Peña Nieto dio a conocer el Plan Nacional de Infraestructura (PNI) 2014-2018. Cabe señalar que este plan contempla la inversión de 7.8 billones de pesos (un billón = un millón de millones), en 743 proyectos planeados para dicho periodo. En este espacio me gustaría dar respuesta, aunque sea de manera muy general a las siguientes tres preguntas: (1) ¿Cómo se ve el PNI del presidente Peña Nieto con respecto del plan que propuso el ex presidente Calderón en 2007? (2) ¿Cuáles son los sectores a los que el PNI está dirigido? y (3) ¿A qué regiones y estados está planeando beneficiar directamente?

(1) PNI 2007-2012 vis-à-vis PNI 2014-2018. El PNI del ex presidente Calderón contemplaba una inversión de 2.5 billones de pesos para este periodo que, con base en las estimaciones del gobierno en su momento, esto hubiera sido equivalente a 4 por ciento del PIB. Ahora bien, utilizando una estimación de crecimiento del PIB nominal conservadora, la inversión que planea el presidente Peña Nieto de 7.8 billones de pesos sería equivalente a 8 por ciento del PIB, es decir, el doble de lo que planteó el ex presidente Calderón en su momento (como porcentaje del PIB). Por un lado, con la aprobación de las reformas estructurales –particularmente la energética-, así como la mayor recaudación que puede llegar a brindar la reforma fiscal, le permiten al gobierno actual tener una propuesta mucho más agresiva que el gobierno anterior. Por otro lado, un tema clave será la credibilidad de que este nuevo PNI se cumpla.

En este sentido, por ejemplo, evaluar el PNI del ex presidente Calderón no es tarea sencilla. Desde el punto de vista estrictamente de asignación de gasto de gobierno, cabe señalar que la inversión pública en infraestructura se incrementó de 2.7 por ciento del PIB en promedio de 2001 a 2006, a 4.1 por ciento de 2007 a 2012, según datos de SHCP.

En otras palabras, el gobierno del ex presidente Calderón gastó en infraestructura 1.4 puntos porcentuales del PIB más durante su gestión, respecto a la administración del ex presidente Fox, que suman alrededor de 1.1 billones de pesos en su sexenio. Asimismo, en una evaluación más integral, la CMIC (Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción) estima que la inversión en infraestructura con recursos públicos y privados que se llevó a cabo entre 2007 y 2012, fue de 1.8 billones de pesos, estimando así un avance de cerca del 70 por ciento del PNI del ex presidente Calderón, al menos en términos de monto invertido, no de número de proyectos.

(2) El PNI del presidente Peña Nieto está enfocado en seis sectores considerados como estratégicos: I. Energía, con poco más de 3,897 miles de millones de pesos (mmp), que representa alrededor del 50 por ciento de los recursos que se planean invertir en el PNI; II. vivienda, con 1,861 mmp o 24 por ciento del PNI; III. comunicaciones y transportes, con 1,320 mmp (17 por ciento); IV. hidráulico: 418 mmp (5 por ciento); V. turismo: 181 mmp (2 por ciento); y VI. salud: 73 mmp (1 por ciento).

(3) Distribución regional de los recursos y proyectos del PNI.

Los proyectos considerados a nivel nacional representan poco más del el 50 por ciento del total, con 3,913 mmp, mientras que los 3,838 mmp restantes están divididos en tres regiones: I. 2,282 mmp (29 por ciento) para el Sur y Sureste del país; II. 877 mmp (11 por ciento) para la región norte; y III. 680 mmp (9 por ciento) para el centro de México.

Si bien un gran porcentaje está orientado a invertir en los yacimientos petroleros de Cantarell y el complejo de Ku-Maloob-Zaap –ambos en Campeche-, que suman poco más de 21 por ciento (481 mmp) de lo que se va a invertir en el sur y sureste, aun así la región que más se puede beneficiar del PNI será el Sur y Sureste de México, que tanto lo necesitan y en dónde además, por más recursos públicos que se les han otorgado en los últimos años, en mi opinión todavía hay una deuda pendiente como país hacia los estados de Tabasco, Chiapas, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

*Director General de Análisis Económico de Grupo Financiero Banorte. Las opiniones que se expresan en el artículo no necesariamente coinciden con las del Grupo Financiero Banorte, por lo que son responsabilidad absoluta del autor.

Twitter: G_Casillas