Opinión


Pide la Cámara Americana Tribunales Especializados en Propiedad Intelectual

06 diciembre 2017 7:0
 
1
 

 

lIBRO

Las peticiones formuladas por la Cámara Americana de Comercio (Amcham), en torno a los cambios indispensables a nuestras leyes de Propiedad Intelectual como consecuencia de la renegociación del TLCAN, dan una pista clara sobre lo que está en la mesa de las discusiones en estas materias. La principal orientación de las exigencias de mejoría en el sistema no se vincula con el reconocimiento de derechos, sino con su observancia, esto es, con los mecanismos existentes para hacerlos valer.

Cabe reconocer que la Amcham tiene una evaluación objetiva del respeto de los derechos de Propiedad Intelectual en nuestro país, gracias a los meticulosos estudios que año con año conduce para determinar la situación de la piratería en las industrias más sensibles al plagio, la falsificación y el contrabando. Como sabemos, el tamaño del fenómeno en México no admite matices; nuestro país se ubica entre los líderes en el renglón de la ilegalidad comercial. Por esa misma razón, una de las exigencias constantes es la urgente mejoría que se debe centrar en los filtros aduaneros para detectar y detener piratería.

En relación con el señalamiento expreso de la Amcham de que México debe contar con tribunales especializados en Propiedad Intelectual, se debe recordar que desde hace más de una década se conformó en nuestro país la primera sala especializada en la materia, como la alternativa que el Tribunal Federal de Justicia Administrativa dio a su nueva competencia como instancia revisora de las decisiones del IMPI. Lamentablemente, la experiencia no escaló hacia los tribunales judiciales, ni tampoco hacia la creación de otras salas especializadas que dieran salida a la excesiva carga de la que fue ungida como la responsable del total de casos de impugnación de patentes, marcas y derechos de autor.

Al propio tiempo, los recursos que por sendas modificaciones de ley fueron agregados a nuestro sistema normativo han generado adiciones en tiempo, costos e incertidumbre en los procesos, que poco han ayudado a los usuarios del sistema. Cada vez es mas lento, mas gravoso y más caro lograr justicia restaurativa en violaciones de derechos de propiedad intelectual, que es, precisamente, la materia del reclamo.

En ese mismo sentido se orienta la segunda gran causa de los negociadores de Estados Unidos en estas rondas, que ha consistido en su insistencia de incluir de una vez por todas en nuestras leyes de derechos de autor los mecanismos necesarios para detener la operación de sitios de internet que trafiquen con películas o música en forma ilegal. Las últimas resoluciones de la Corte han limitado el alcance de medidas dictadas por el IMPI para detener la operación de este tipo de sitios en etapas iniciales de los procedimientos, a través de la orden dada al proveedor de los servicios de internet.

En ambos casos, en realidad, los beneficios serían plausibles para nuestro sistema, más allá de los beneficios que redunden hacia titulares extranjeros de derechos de Propiedad Intelectual. Aun así, si nuestros negociadores quieren intercambiar estos cambios por algunos otros beneficios en el tratado no hay queja. Lo que debemos ver como sintomático es que, del otro lado, en la negociación del acuerdo de libre comercio con la Unión Europea, las exigencias en materia de respeto a derechos de patentes, marcas y derechos de autor prácticamente se replican.

Correo: mjalife@jcip.mx

También te puede interesar:
Cumple primer aniversario el “Código Ingenios”
Cambiará Paradise Papers esquemas 'offshore'

Relevante batalla legal entre Netflix y la familia Escobar por derechos de imagen