Opinión

“Petrolizar” el gasto


 
El financiamiento del gasto público sigue “petrolizado” pese a la caída en la producción petrolera, lo que advierte del riesgo de que en los próximos años México pase de ser exportador a importador de crudo.
 
El Ejecutivo federal propuso un precio promedio anual del petróleo para 2014 de 81 dólares por barril, pero la Cámara de Diputados decidió elevarlo a 85 dólares y así fue aprobado en la Ley de Ingresos de la Federación.
 
Con ese ajuste se esperan captar 45 mil millones de pesos más respecto a la iniciativa original. Los ingresos petroleros representarán 28 por ciento de los recursos públicos disponibles para el año entrante.
 
Tal dependencia aumenta la vulnerabilidad del financiamiento del gasto y no evita recortes al presupuesto ante caídas abruptas en el precio del hidrocarburo.
 
 
Criterios políticos
 
Si bien la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria establece una fórmula para que el precio se determine bajo criterios técnicos y no políticos, los legisladores pasaron por alto el comportamiento altamente volátil del petróleo en este año y las perspectivas del mercado de futuros.
 
La cotización de la mezcla mexicana de exportación cerró ayer en 93 dólares por barril, su menor nivel en 11 meses.
 
Además, en la última semana se redujo 1.5 por ciento, lo que representó su sexto descenso semanal al hilo.
 
Del 6 de septiembre al 22 de octubre, el precio del barril de petróleo mexicano de exportación disminuyó 11 por ciento.
 
El comportamiento de la cotización de la mezcla mexicana en las últimas seis semanas deja ver que no hay certidumbre sobre el cálculo de los ingresos petroleros para 2014.
 
Producción cae 25%
 
Las plataformas de producción y exportación de petróleo crudo para el año entrante se estimaron en 2.65 y 1.31 millones de barriles diarios en promedio, respectivamente.
 
De cumplirse esas proyecciones, serían los volúmenes más altos desde 2008 y 2011, en cada caso.
 
Pero de acuerdo con información de Pemex, de enero a agosto del presente año la producción de petróleo crudo fue de 2.52 millones de barriles al día en promedio.
 
Es, para ese periodo, el menor volumen de extracción desde 1990.
 
Si se toma en cuenta que en todo 2004 se produjeron 3.38 millones de barriles, la extracción petrolera del país ha disminuido en una cuarta parte en nueve años.
 
Exportación, en mínimos
 
Las exportaciones de enero a agosto de 2013 fueron de 1.17 millones de barriles de petróleo en promedio diario.
 
Es, también para ese periodo de ocho meses, el menor volumen desde que hay cifras disponibles a partir de 1990.
 
El valor de las exportaciones de Pemex fue de 28 mil 687 millones de dólares, 7.8 por ciento menor respecto de enero-agosto de 2012.
 
De enero a agosto de 2013, el precio promedio de exportación del petróleo crudo fue de 100.8 dólares por barril, menor a 103.8 de un año antes.
 
En lo que va del año, la cotización promedio del barril de la mezcla mexicana es de 100.4 dólares y se ubica 16.7 por ciento por arriba del nivel previsto en la Ley de Ingresos para 2013.
 
Aun así, la tendencia reciente –de principios de septiembre para acá- del precio de la mezcla mexicana es declinante, en línea con el comportamiento observado por el crudo tipo WTI en el mercado de futuros.
 
Sobreestimación del precio
 
La evidencia señala que los errores que derivan de una sobreestimación del precio de la mezcla mexicana ocasionan ajustes más costosos que los que resultan de una subestimación.
 
Para efectos de la elaboración del presupuesto, es mejor asumir una cotización menor o igual a la expectativa del mercado, pero no mayor.
 
No se trata de “apostar” si 81 u 85 dólares por barril estarán más cerca del precio que en realidad se observará en 2014.
 
Más bien, hay que preocuparse por el hecho de que el próximo año el financiamiento del gasto público seguirá “petrolizado”.
 
Al igual que hace 20 o 30 años, el petróleo representará para el gobierno federal prácticamente uno de cada tres pesos de sus ingresos.
 
 
Twitter: @VictorPiz