Opinión

Petróleo, cáncer
de México


El término petróleo deriva del griego y significa aceite de roca. Es un líquido natural oleaginoso e inflamable que se extrae de lechos geológicos. Por ello sorprende que la tecnología exploratoria que se seguía en México no usara la geología, sino la ingeniería petrolera.

Existen referencias históricas que hablan de la presencia de petróleo en México. Fray Bernardino de Sahagún en su libro “Historia general de las cosas de Nueva España” escrita entre 1569 y 1582 dice: “Las doncellas llevaban los brazos emplumados, poniéndose en la cara pez derretido que llamaban chapopotli. El chapopotli es un betún que sale del mar”.
En 1921 el pozo Cerro de la Pez que marcó el futuro petrolero del país producía cerca de 500 mil barriles diarios. (158.9 litros/b). Los campos descubiertos en el sureste de México antes de 1935 eran pequeños y de baja producción.

“Después de la expropiación, que no tomó en cuenta la capacidad técnica para sustituir a los ingenieros extranjeros, no se disponía de geólogos ni geofísicos con experiencia. Al abandonar las compañías petroleras el país, la exploración se redujo casi a cero”.

A partir del 18 de marzo de 1938 nace la exploración petrolera mexicana, uno o dos años después de la expropiación, en forma irregular y dispersa, con técnicas sin experiencia. Además, no se utilizaron por varios años todas las referencias técnicas que no pudieron llevarse las compañías. Nadie las evaluó. Fueron años de indefinición y de total desorientación, más la inseguridad de los jóvenes técnicos mexicanos de tener que hacerlo por sí mismos, sin técnicos extranjeros.

Se improvisaron técnicos, geólogos y geofísicos. En algunos de ellos había una pequeña esperanza de que volvieran las compañías quienes se llevaron a los más capaces. No se tenía personal capacitado en la rama de exploración. La falta de tecnología no la tomó en cuenta el señor Cárdenas.

Dos años después de la expropiación, el 18 de marzo de 1940, el gerente de Petróleos Mexicanos informó “…las exploraciones geológicas son las que han sufrido debido a la falta de personal técnico”.

Era palpable la precaria situación de Pemex ya que sólo contaba con 16 equipos de perforación, de los cuales 8 eran para perforar profundidades menores de 900 metros. El resto no rebasaba los 2 mil metros. Lo mejor estaba a más de 3 mil metros.

México recibe la industria petrolera en 1938 con una producción de 119 mil bpd. El total de reservas en el país, era de 835 mdb. El país, con una incipiente industrialización consumía 40 mil bpd. Casi el 50 por ciento de la producción diaria. Así estaba México en la expropiación. ¿En qué se apoyaría el gobierno para llevar adelante la pretendida industrialización?

Por ello, en 1949 Pemex firmó contratos-riesgo con la compañía CIMA de EU. En 1951 Pemex firmó 5 contratos-riesgo con empresas petroleras extranjeras. Dándole sólo a una 2 mil km cuadrados en el litoral del Golfo. Estos contratos-riesgo, aprobados por Pemex y la Secretaría de Economía Nacional se cancelaron en 1965.

En mayo de 1949 se suspendieron los trabajos exploratorios en el país. Aún ahora se desconocen los motivos. Pemex se hizo el haraquiri.

La demanda interna crecía con rapidez y sin haber un plan que alentara la política económica de Pemex, que se mostraba confusa y tambaleante, condujo a importar en los 70, 50 mil bpd. La situación de Petróleos Mexicanos era crítica y desesperada. Como lo es ahora en 2014.

Se trabajaba con tecnología obsoleta. Crecía la importación de petróleo. En 1971 la producción era de 485 mil bpd. Entonces se importaron equipos con tecnología más avanzada que alcanzaba las rocas más profundas.

Lo ridículo: en 1971 un humilde pescador llamado Rudesindo Cantarell descubrió el pozo que lleva su nombre. “No los ingenieros de Pemex, donde se utilizaba la tecnología inadecuada y a muy alto costo”. A partir de 1982 creció la importación de petróleo.

“La historia del petróleo en México siempre ha sido caótica y la corrupción desmedida nos ha hundido” ¿Quién ganó por tener una tecnología obsoleta? ¿Quién ganó al no instalar las cinco refinerías que hicieron falta desde 1980?