Opinión

¿Peso apuntalado por arriba de 18?

  
1
 

 

billetes

Durante lo que va de agosto el peso mexicano se ha revalorado en cerca de 2.5%, destacando entre el portafolio de monedas emergentes más liquidas como la de mayor espacio de recuperación. De hecho, tal ganancia se contextualiza en una recuperación generalizada entre las monedas del bloque emergente o, dicho de otra forma, un debilitamiento generalizado del dólar. A pesar de lo anterior, creo poco probable observar niveles de cierre para este año inferior a 18 pesos por dólar. Aquí tres razones.

Primero, creo que los mercados continúan subestimando la probabilidad de un incremento de 25 puntos base por parte de la Fed antes de que cierre el año, escenario que considero como central en mi caso. Hasta el día de ayer, la probabilidad implícita en el mercado de derivados tan solo acaba de superar el 50% de probabilidad.

Considero que conforme avancen las semanas tal probabilidad seguirá en ascenso y terminará apuntalando los niveles de tipo de cambio emergente en general y del peso en particular, generando cierta presión depreciatoria.

Segundo, los mercados también parecen subestimar los riesgos que sobre la actividad económica china todavía penden. De hecho, recientemente las cifras económicas de China han vuelto a sorprender a la baja. Así, la probabilidad de que el yuan continúe observando devaluaciones es muy alta, así como su impacto sobre las monedas emergentes.

Tercero, las elecciones en EUA habrían sido incorporadas en los niveles actuales de tipo de cambio –ponderando el desplome en las preferencias por el candidato republicano.

No obstante, creo que todavía es posible que tal candidato pueda tener una recuperación en las encuestas de suficiente dimensión como para preocupar a los mercados de nueva cuenta de aquí a la elección del 8 de noviembre. Desde luego, creo que la victoria será de la candidata Demócrata, solo creo que de esta fecha hasta ese punto podría generarse volatilidad en las preferencias y en los mercados.

Desde luego, también existen riesgos a la baja para el tipo de cambio, donde destacaría un mejor entorno económico en EUA con sus repercusiones en las expectativas para México, así como también una recuperación más pronunciada del petróleo durante la segunda mitad del año. No obstante, justamente un entorno así podría llevar a ponderar un más abultado calendario de alzas por parte de la Fed, lo que a la vez se trasladaría a presiones de fortalecimiento del dólar frente a las monedas emergentes, el peso incluido.

En cuanto a los riesgos locales, la percepción de deterioro de fundamentales podría seguir pesando entre los inversionistas. No obstante, esfuerzos por facilitar el seguimiento en el cumplimiento de los compromisos fiscales como el anunciado el día de ayer por la SHCP podría jugar a favor de un menor riesgo cambiario.

El autor es subdirector de análisis de mercados financieros locales en la Dirección de Estudios Económicos de Banamex. Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex.

Twitter:@joelvirgen

También te puede interesar:

Inflación, ¿déjà vu del 2015?

¿Nos puede sorprender favorablemente la industria local?

Por qué no anticipar fortalecimiento del peso