Opinión

Pese a amenazas, las reformas van


El presidente Enrique Peña Nieto envió el mensaje político que seguramente la mayoría de la población, pero sobre todo los inversionistas presentes y futuros, esperaban oír.
 
 
No habrá marcha atrás en las reformas planteadas al Congreso de la Unión.
 
 
Aún más, Peña dijo estar dispuesto a “usar todos los instrumentos del Estado democrático’’ para impulsar la transformaciones que reclaman la gran mayoría de los mexicanos.
 
 
Para sus malquerientes, se trató de una provocación.
 
 
Sin embargo, las críticas recientes que ha recibido su administración se referían a su falta de voluntad para contrarrestar a los miembros de la CNTE que han paralizado la ciudad de México desde hace varias semanas y que amenazan con replicar su acción en 22 estados del país mañana miércoles.
 
 
La atención en el evento de hoy no se centraba tanto en la retahíla de cifras y datos, sino precisamente en el mensaje ante el reto abierto de la disidencia magisterial que, como se esperaba, rechazó la Ley de Servicio Profesional Docente aprobada la madrugada de ayer por los diputados y que hoy discutirán los senadores.
 
 
“Se van a acordar de nosotros’’, advirtieron.
 
 
Así que lo que esperaba la ciudadanía era una respuesta también tajante.
 
 
“Las minorías’’, dijo Peña, “deben respetar la democracia, a sus instituciones y a las libertades de todo’’.
 
 
Después, casi al final del mensaje, lanzó la advertencia de estar dispuesto a utilizar los instrumentos del Estado democrático para impulsar las reformas que están en el Congreso.
 
 
Por si había alguna duda.
 
****
 
Bien dicen que “cuando la perra es brava hasta a los de casa muerde’’.
 
 
Y eso lo pueden acreditar los diputados del PRD, cuya bancada votó dividida la Ley de Servicio Profesional Docente.
 
 
Los diputados perredistas fueron defensores de la CNTE y promovieron que se bajara de la discusión en el periodo extraordinario anterior la discusión del documento en tanto no se establecieran negociaciones con la disidencia magisterial.
 
 
En buena medida, el adéndum a la Ley de Servicio Profesional Docente se debe a los buenos oficios de los diputados perredistas –encabezados por Miguel Alonso Raya– que participaron en las negociaciones con la CNTE.
 
 
 
 
Aun así, los líderes de la disidencia magisterial llamaron “traidores’’ a los legisladores del PRD que votaron a favor pese que efectivamente se incluyeron algunas de sus propuestas en el agregado a la ley.
 
 
Nada –ni nadie– les dará gusto.
 
****
 
Menospreciado al inicio de su labor como coordinador de la fracción del PAN en el Senado, Jorge Luis Preciado, es ahora el presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara alta.
 
 
El escenario le es totalmente favorable.
 
 
Por ejemplo, si ahora como coordinador de la bancada quisiera relevar de la presidencia o la secretaría de alguna comisión a algún panista “rebelde’’, ya lo puede hacer.
 
 
No lo pudo hacer antes porque la remoción tenía que ser solicitada al presidente de la Mesa Directiva, que hasta el 31 de agosto pasado fue Ernesto Cordero, pero como ahora el presidente de la Mesa es el priista Raúl Cervantes, Preciado tiene el control.
 
 
Las cosas en la bancada van a cambiar, ya lo verá.
 
****
 
Hablando de panistas, buena convocatoria tuvo el evento de bautizo de la corriente encabezada por Héctor Larios, denominada  “Experiencia para Servir a México” como un órgano informal dentro del PAN para aprovechar las vivencias de todos los ex servidores públicos del blanquiazul.
 
 
El movimiento será la plataforma del sonorense para competir por la presidencia nacional del PAN…si lo dejan pasar.