Opinión

Pesca: sector en el olvido

 
1
 

 

Oleaje fuerte. (Cuartoscuro/Archivo)

Del sector pesquero sólo nos acordamos en Cuaresma, temporada en la que aumentan los precios por la estacionalidad de la demanda; cuando aparecen noticias de especies en riesgo de extinción por captura incidental (vaquita marina), por sobreexplotación (pepino de mar) o por captura ilegal (huevos de tortuga o especies en veda); cuando nos recuerdan cómo México subaprovecha los más de 11 mil kilómetros de litorales y el potencial de acuacultura; o, cuando las organizaciones internacionales critican la obsolescencia de la flota pesquera y/o los elevados subsidios al diésel marino y a la gasolina ribereña. También, cuando se firman acuerdos de libre comercio que pueden afectar al sector, como fue el caso del tratado con Perú en 2011 y, previsiblemente, en este año cuando se conozcan los detalles de la negociación en la Alianza Transpacífica de Asociación Económica (TPP).

Algunos datos básicos. En la actividad participan cerca de 300 mil pescadores con cerca de 76 mil embarcaciones, de las cuales 97.4% corresponde a pesca cerca de las costas (ribereña) y el restante 2.6% a alta mar (pesca de altura). En 2013 (última información disponible) se produjeron 1.6 millones de toneladas de peso desembarcado, lo que implicó un crecimiento anual de 1.5% en los últimos diez años. De ese volumen, la mayor parte (48%) correspondió a la pesca de sardina y similares, seguida por túnidos (10%), camarón (7%) y otras especies.

Destaca que entre 2003 y 2013 todo el incremento absoluto del volumen de pesca se explica por la mayor captura de sardina y atún, productos de bajo valor relativo, en tanto que se redujo la correspondiente a productos de mayor valor como camarón, ostión y pulpo. Si bien el incremento de la producción parecería moderado, entre los países de la OCDE México registró la segunda tasa de crecimiento acumulada más elevada en ese periodo (15.7%), sólo después de Finlandia, y muy superior al promedio de esos países (-18%), con lo que se ubicó en el lugar 16 a nivel mundial.

Por su parte, en 2003-2013 el consumo humano directo de productos pesqueros aumentó a la misma tasa que la producción (1.5%), con lo que México se sigue ubicando en niveles muy bajos de consumo por habitante: 9.4 kg/año en comparación con la media mundial de 18 kg/hab. En materia comercial, en los últimos diez años las exportaciones aumentaron 6.5% en promedio por año y las importaciones 6.9%, con lo que la balanza comercial se deterioró en ese periodo aunque siguió siendo ligeramente superavitaria.

Como ocurrió en el proceso de aprobación del acuerdo de libre comercio con Perú en 2011, en el que los productos pesqueros se catalogaron como “sensibles” –atún enlatado, camarón y harina de pescado—, es factible que el sector vuelva a estar en la discusión cuando el TPP se someta a aprobación del Senado. Entre los países firmantes de ese Tratado se encuentran algunos de los mayores productores del mundo (Estados Unidos que ocupa el tercer lugar, Perú el cuarto, Chile el octavo y Vietnam el noveno) y de los mayores exportadores (Vietnam, Estados Unidos, Chile y Canadá, en ese orden), lo que podría levantar ámpulas en el sector pesquero nacional.

El caso más polémico podría ser Vietnam, con el que no teníamos acuerdos comerciales. De un comercio relativamente marginal en 2008 (México importó un millón de dólares de productos pesqueros y exportó poco más de 10 millones de dólares a ese país), en 2014 se exportaron 42.3 millones y se importaron 148.1 millones de dólares. El TPP, que en principio implicará menores aranceles y restricciones a las importaciones, podría significar incrementos incluso superiores a los registrados en años anteriores.

Frente a ello, sería deseable que las autoridades empiecen a dar a conocer qué se negoció en el TPP, antes de que los sectores –y el pesquero podría ser uno—manifiesten su oposición a lo pactado. A ver si nos acordamos de los sectores olvidados por mejores razones como abatir la marginación y la pobreza que prevalecen en la pesca.

Twitter:@ruizfunes

También te puede interesar:

Cuadrar el presupuesto

Deficiencias, retos (y absurdos) del sistema de salud

Sobre-explotación de acuíferos: ¿hasta cuándo?