Opinión

Perversidad y claudicación

   
1
 

       

Barbosa pide a perredistas a declarar a la PGR

La expresión del senador del PRD Miguel Barbosa Huerta, en el sentido de apoyar a Andrés Manuel López Obrador, no sólo se debe contemplar como otra señal de la debacle de ese partido, sino de los efectos colaterales que llegan incluso hasta las aspiraciones presidenciales de Miguel Ángel Mancera, por un lado, y por otro que desde el interior mismo del sol azteca hay quienes impulsan la desbandada hacia el proyecto político de Morena.

Jesús Zambrano, vicecoordinador de la bancada perredista en la Cámara de Diputados, señaló que dicha actitud significa que el PRD ha venido navegando con algunos dirigentes que no tienen escrúpulos y que por vil oportunismo brincan para apoyar a quien creen que puede ser el próximo presidente, sin embargo –dijo–, “Barbosa representa a la expresión más pequeña, minúscula, por los que la expresión del senador no debe verse como que esto va a provocar que millones de militantes se vayan corriendo en busca de los brazos de AMLO”.

Pudiera tener razón Zambrano, aunque el tema relevante es el de la perversidad, toda vez que con la expresión del coordinador del grupo parlamentario en el Senado, se manda una señal contundente de que ese partido se está resquebrajando y esto se está logrando desde el interior mismo de la otrora tercera fuerza política del país, porque en sus filas hay mercenarios de la política.

Con el debilitamiento del PRD, Miguel Ángel Mancera se está quedando sin un partido fuerte que lo apoye en sus aspiraciones, aunque, si bien es cierto que el bloque conformado por el propio PRD, MC y PT, denominado cuarto polo, lo respalda, también es cierto que ese apoyo no le va a alcanzar para ganar la elección presidencial, aunque sí para que esos partidos no pierdan su registro. La disyuntiva que enfrenta ahora el jefe de Gobierno capitalino está en decidir si va por la vía independiente, o de plano se queda con las sobras del Partido de la Revolución Democrática.

“En su momento el PRD va a decidir con qué candidato vamos a llegar a la presidencial”, apuntó Zambrano Grijalva, y reconoció que Mancera es uno de los prospectos, un capital político importante, pero también hay otros gobernadores. “Aquí lo relevante es que no hay sólo uno, hay varios que han alzado la mano, y de aquí a ocho o 10 meses podrían surgir otros aspirantes, por lo que es errónea la idea de que el PRD está muerto, comentó.

No hay duda, la perversidad de algunos seguidores de AMLO está dividiendo no sólo al PRD, sino a la izquierda política mexicana, y en esa tesitura todo indica que en este tema falta mucho por ver. Ya han renunciado ocho senadores y ahora el coordinador de la bancada pretende llevar el partido a la causa del Peje. ¿Y los diputados?, quién o quiénes serán los primeros en irse en busca del canto de las sirenas y con ello claudicar en el proyecto perredista. Ese es el dilema en la dirigencia del sol azteca.

Para el diputado priista Jorge Carlos Ramírez Marín, la declaración de Barbosa significa precisamente una claudicación.

Por cierto, el presidente de la Jucopo, Francisco Martínez Neri, al preguntársele si Barbosa debía renunciar al PRD, indicó que el legislador debería ser congruente, y actuar en consecuencia, y apuntó que lo primero que debió de hacer el coordinador de los senadores perredistas fue trabajar en el fortalecimiento del partido.
El sol azteca perdió la brújula cuando conformó la alianza con el PAN, en ese momento cavó su tumba y ahora viene López Obrador para ponerle la lápida.

También te puede interesar:
¿Y el fiscal anticorrupción?
Visos de tormenta en el SNTE
PAN y PRI ponen charola de plata