Opinión

Perspectivas
sectoriales 2015

El cambio en el entorno económico y financiero de los últimos meses, en relación con lo que se preveía a mediados del año pasado, ha sido sustancial. La economía de Estados Unidos está creciendo a tasas superiores a las anticipadas: el PIB más de 4.0 por ciento en los últimos cinco trimestres, con excepción del primero de 2014, derivado de un fuerte impulso de la producción industrial; el ingreso familiar y el consumo personal en ese país también registran incrementos anuales de entre 3.5 por ciento y 4.0 por ciento desde principios del año pasado; y el empleo muestra una sólida recuperación, particularmente en las áreas urbanas. Para México, ello se ha traducido en un aumento de las exportaciones no petroleras y en una recuperación de las remesas de los trabajadores en el exterior, que entre enero y noviembre aumentaron a tasas superiores a 6.5 por ciento en ambos casos.

Por otra parte, persiste la volatilidad financiera que se ha traducido en una depreciación de casi todas las monedas con respecto al dólar (incluido el peso, de casi 20 por ciento en un año) y en variaciones sustanciales, con tendencia a la baja, de las bolsas de valores. A ello se agrega la reducción de más de 50 por ciento de los precios del petróleo por factores de mercado y geopolíticos. Si bien se anticipa que algunos de esos fenómenos podrían ser transitorios en el corto plazo (variación del tipo de cambio) o en el mediano (recuperación gradual de los precios del petróleo) y otros de carácter más permanente (crecimiento económico de Estados Unidos), en conjunto modifican las perspectivas acerca de la evolución de los diferentes sectores de la actividad económica nacional.

Ese entorno favorecerá a los sectores manufactureros y a los eslabones productivos que los abastecen, vinculados con la exportación al mercado estadounidense; a aquéllos que obtengan financiamiento fuera de los mercados bursátiles, sobre todo vía recursos propios; y a los intensivos en el uso de energía. Además de la reducción del precio del gas natural, y aunque sea marginal, la disminución de 2.0 por ciento del precio de la energía eléctrica para uso industrial que anunció la SHCP esta semana coadyuvará a la reducción de costos y al aumento de los márgenes de utilidad de las empresas intensivas en ese insumo. Ese sería el caso del sector automotor, las industrias metálicas básicas, la fabricación de productos metálicos, la producción de equipo de computación y comunicación, la industria de plásticos y la fabricación de bebidas. De hecho, estos sectores ya mostraban una recuperación importante desde el tercer trimestre de 2014, con tasas de crecimiento de entre 11 por ciento (equipo de transporte) y 4.3 por ciento (bebidas y tabaco).

En contraste, los sectores con mayor dependencia del mercado interno, como las industrias alimentaria, de textiles y prendas de vestir, química, impresión y fabricación de mobiliario, entre otras, de manera previsible enfrentarán mayores retos y dificultades durante 2015. La inestabilidad cambiaria, el modesto repunte de la masa salarial y la todavía incipiente recuperación de la confianza de los consumidores anticipan una demanda interna estancada. Para la industria petrolera y sus derivados el panorama tampoco es alentador, sobre todo si se considera que la pérdida de ingresos por la caída de precios recaerá en Pemex, lo que limitará su inversión y operación, así como la de sus proveedores nacionales.

De los servicios, se estima que podrían tener una dinámica más favorable que en 2014 los vinculados con transporte y comunicaciones y, en menor medida, comercio, restaurantes y hoteles. En cuanto al sector primario (agropecuario, silvicultura y pesca), dada la disminución de precios de los commodities, se prevé que reduzca su tasa de crecimiento de 3.5 por ciento en 2014 a 2.7 por ciento en este año.

Aunque el panorama económico general todavía se vislumbra mejor que el del año pasado (crecimiento del PIB de 3.5 por ciento, en comparación con 2.2 por ciento), la profundidad y duración de la inestabilidad actual derivará en sectores ganadores y perdedores. Habrá que ver cómo evoluciona.

Twitter: @ruizfunes