Opinión

Perspectivas económicas para el 2015

07 enero 2015 5:0

Se inicia un nuevo año, con muchas noticias económicas y políticas, resaltando la reunión de los presidentes Peña Nieto y Barack Obama. Como es lo usual en esta época, se realizan ejercicios de planeación tanto en las empresas como por parte de las distintas personas. En esta ocasión las perspectivas se han deteriorado de manera importante en los pasados meses, tanto por la crisis de inseguridad, como por el bajo crecimiento que tiene el país y, principalmente, por la caída en el precio del petróleo en los mercados globales.

En el curso del año que está iniciando, sobre todo en el primer semestre, los mercados globales harán los ajustes a los dos grandes impactos actuales: 1) La caída en el precio del petróleo y 2) el final de la expansión monetaria del banco central de Estados Unidos. México se tendrá que adaptar a las nuevas condiciones impuestas por estos dos “shocks”, aunque no quiera, ya sea de una manera ordenada y meditada o de una manera desordenada y con elevados costos sociales.

El petróleo llegó a tener un precio por arriba de los 100 dólares el barril y ahora está en 40 dólares, lo cual impacta de manera directa a los ingresos del gobierno. En el corto plazo se tienen los ingresos por las coberturas petroleras y por el fondo de estabilización, que compensan estos menores ingresos, pero las expectativas son de bajos precios del petróleo durante varios años más, por lo que el sector público tendrá que realizar los distintos ajustes.

Por otro lado está el shock por el cambio en la política monetaria de la Fed, que se puede definir como una menor impresión de dólares, que se canalizaban a los distintos mercados en el mundo. Esto se había reflejado en crédito barato para los distintos gobiernos y empresas, aumento en los mercados bursátiles y debilidad del dólar. Hoy se revierten estos efectos, situación que continuará en los siguientes meses.

Nuestro país recibió el beneficio de ingresos petroleros extraordinarios durante varios años, que en parte se utilizaron para realizar inversiones productivas, pero otra parte se desperdiciaron en mayor gasto corriente del sector público y en subsidios generalizados. Si se hubieran creados reservas con estos ingresos petroleros extraordinarios, como lo realizan Noruega o Arabia Saudita, nuestra economía tendría recursos adicionales para enfrentar la caída de los ingresos del petróleo. Se desperdició un tiempo de ingresos abundantes, en la cual se podrían haber fortalecido las finanzas públicas y las empresas mexicanas logrando así un mayor crecimiento económico y creación de empleos, los cuales serían muy útiles en el momento actual.

En el año 2015 se definirá quienes y cuanto pagarán de estos ajustes cada sector: Si lo realizan las empresas, tendrán menor inversión, crecimiento y creación de empleos; si lo realizan las personas, será por medio de un menor consumo y sueldos; y si el ajuste lo realizan el gobierno federal y los gobiernos locales será por medio de ajustes en la burocracia y en menor inversión pública. Dependiendo de su proporción en los siguientes meses, se definirá el tipo de país que tendremos en los siguientes años.

Por otro lado… Los temas anteriores y muchos más se tratarán en el tradicional Seminario de Perspectivas Económicas, que realizan los exalumnos del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), que será el jueves 8 y el viernes 9 de enero.