Opinión

Perspectivas de México 2013-14


 
Esta semana, el Fondo Monetario Internacional bajará su expectativa de crecimiento para México.
 
Está será la segunda vez que lo haga. En su reunión de abril, bajó a 3.4% su pronóstico desde un 3.5% estimado en enero.
 
Ahora la revisión será mucho más fuerte. Se estima que su previsión de crecimiento será de 2.9%, medio punto porcentual por debajo de su anterior cálculo.
 
Pese a esa revisión, el equipo de investigación de Olivier Blanchard en el FMI quedará todavía en el terreno de los optimistas.
 
Le explico. El viernes pasado se publicó la encuesta quincenal de Banamex en la que expertos de 22 grupos financieros y consultorías prevén el crecimiento para este año, resultando de sus estimaciones un promedio de 2.7%.
 
Entre las instituciones que todavía están optimistas, con un estimado de 3% o poco más, se encuentran los bancos, Santander, Bx+ y Bancomer.
 
Las estimaciones más bajas de la lista corresponden a Grupo Vector con 2.2% y a la empresa del economista Alfredo Thorne, con un crecimiento anticipado de sólo 2.3%.
 
A su vez, el equipo de Alberto Gómez, en Banamex, presentó el viernes sus pronósticos detallados de crecimiento tanto para este año como para el próximo.
 
No es sorpresa que se estime que en el segundo trimestre, el crecimiento del PIB haya sido de 3.4%, contra el triste 0.8% del primer trimestre.
 
Así, en la primera mitad del año, la economía habría crecido a una tasa media de 2.1%.
 
Sin embargo, de acuerdo con las previsiones de Banamex, el mejor momento del 2013 estará en los últimos meses del año. En el tercer trimestre que recién comenzamos, la tasa será de 3.1 y en el cuarto, de 3.6%.
 
Está tendencia, de acuerdo a las previsiones, habrá de mantenerse en 2014. El consenso de las 22 instituciones estima un crecimiento de 3.9% para el próximo año, aunque Banamex, Banorte, Bancomer o Thorne & Associates, prevén un ritmo por arriba de 4%.
 
El FMI, en la revisión que va a dar a conocer esta semana también prevé que la economía mundial crezca menos en 2013. En particular, en Estados Unidos bajará su estimación levemente y la ubicará en 1.7 o 1.8, desde el 1.9% que calcula actualmente.
 
Se espera también la revisión a la baja del crecimiento de China, a un 7 desde el anterior 8%.
 
Sin embargo, en casi todas las estimaciones, se anticipa que 2014 será un año claramente mejor.
 
La percepción respecto al desempeño de la economía mexicana en el futuro inmediato, sin embargo, no va a cambiar de golpe.
 
En el curso de las próximas semanas, conoceremos resultados económicos de mayo y junio. Los datos correspondientes al segundo semestre van a empezar a revelarse en su mayor parte hasta los meses de agosto y septiembre.
 
En otras palabras, prácticamente a lo largo de todo el verano, las noticias económicas no van a ser buenas en lo general.
 
El tono empezará a cambiar claramente en el otoño.
 
En donde sí existirá una sensación diferente es entre los proveedores del sector público. Se estima que luego de ajustes, en mayo ya se haya gastado lo presupuestado y que en junio y julio, al haberse empezado a corregir rezagos, se reporte un gasto público que va a estar ligeramente por arriba de lo programado.
 
Esto será uno de los factores que van a contribuir para acelerar la economía en la segunda mitad del año.
Así que por lo pronto, hay que aguantar todavía un par de meses con indicadores económicos que van a ser malos, antes de que las propias estadísticas permitan documentar un mejor desempeño de la economía.
 
 
 Twitter: @E_Q_