Opinión

Perspectivas de crecimiento sectorial


 
 
La semana pasada el INEGI dio a conocer la tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto para el segundo trimestre de 2013: un decepcionante y preocupante1.5 por ciento, tasa muy inferior a la esperada por autoridades, analistas y mercados en general, que la situaba entre 2.3 y 2.5 por ciento. Ello, junto con una revisión a la baja del crecimiento económico en el primer trimestre (de 0.8 a 0.6 por ciento), implicó una expansión de sólo 1 por ciento en enero-junio de este año.
 
 
Por sectores agregados, el que mostró el peor comportamiento fue el industrial, aunque redujo su contracción entre los dos primeros trimestres (-1.7 en el primero y -0.6 por ciento en el segundo a tasas anuales); en este sector, las manufacturas mostraron una ligera recuperación (de -1.3 a 1.5 por ciento), como resultado de un repunte de las exportaciones automotrices, pero la construcción continuó en franca recesión (-3.1 y -4 por ciento, respectivamente), por la contracción del gasto público en infraestructura y edificación, así como por los cambios en la política de vivienda. El sector agropecuario también mostró signos favorables; la sequía de principios de año generó una reducción del PIB de 0.7 por ciento en enero-marzo, en tanto que con el inicio de la temporada de lluvias en abril-junio el PIB aumentó 1.3 por ciento. Por su parte, los componentes del sector servicios continuaron con un dinamismo de entre 2.0 y 2.5 por ciento en el semestre.
 
 
Esa evolución del PIB implicó una disminución significativa de las estimaciones del crecimiento para 2013. De acuerdo con estimaciones de GEA Grupo de Economistas y Asociados, el PIB global aumentará un magro 1.7 por ciento, el del sector agropecuario 0.9 por ciento, el industrial -0.3 y el de servicios 2.7 por ciento. Para 2014 se pronostica un modesto crecimiento del PIB de 3 por ciento, con expansiones moderadas en todos los sectores que lo integran: agropecuario 1.6, que dependerá que continúen las buenas condiciones climatológicas; el industrial 2.3, si se materializa la recuperación de las manufacturas, ya que la construcción continuará exhibiendo problemas severos; y los servicios 3.4 por ciento, impulsados por transporte y comunicaciones.
 
 
Al interior de las manufacturas, en 2013-2014 se anticipa una prospectiva relativamente favorable para los sectores vinculados con la industria automotriz: equipo de transporte; maquinaria y equipo; productos metálicos; e industria del plástico y del hule. En el otro extremo, registrarían contracciones la confección de productos textiles y prendas de vestir; la industria química; y los derivados del petróleo y carbón. Los principales sectores que se ubicarían en el segmento intermedio de crecimiento (similar a la expansión promedio de las manufacturas) serían las industrias de bebidas y agroalimentaria; muebles; equipo de computación y comunicación; papel; y minerales no metálicos.
 
 
Dada esa evolución de la actividad económica sectorial, su ubicación geográfica implicaría que las entidades federativas con mayor dinamismo relativo serían Baja California, Coahuila y Nuevo León en el norte; Jalisco, Nayarit y Colima en el centro-occidente; prácticamente todas las del centro y el altiplano del país, con excepción de Michoacán, Zacatecas y Morelos; y en el sur-sureste, sólo Quintana Roo crecería por arriba del promedio.
 
 
Esa dinámica económica y su distribución espacial suponen que en 2014 el impacto de las reformas será, en el mejor de los casos, limitado; en particular, la de telecomunicaciones, la financiera y la energética. En cuanto a la reforma hacendaria, en la medida que aún se desconocen sus detalles específicos no es factible anticipar sus efectos sectoriales; sin embargo, no hay duda que dicha reforma impactará la dinámica de diversas actividades económicas.
 
 
Al mismo tiempo, se vuelve a poner de manifiesto la necesidad de establecer una verdadera (y moderna) política industrial que impulse el crecimiento de los sectores en los que México tiene ventajas competitivas internas y con respecto al exterior.
 
 
Twitter: @ruizfunes