Opinión

Pero qué necesidad

El Instituto Nacional Electoral (INE) avaló organizar las elecciones del PRD el próximo 7 de septiembre en una medida que, salga como salga, tendrá un costo para la flamante institución.

Lo que el INE hará será poner al servicio del PRD no sólo la infraestructura sino su prestigio para convalidar un proceso del cual nunca en la historia, desde su fundación, el partido ha salido bien.

No se trata de elegir al presidente nacional del PRD sino a los consejeros nacionales, estatales y municipales, que lo elegirán en fecha posterior.

Porque demócratas, demócratas, no son los perredistas; cuando intentaron serlo el asunto acabó en consecutivos cochineros.

¿Tenía necesidad el INE de acceder a la petición del PRD? Constitucionalmente es una atribución que el INE podría haber o no aceptado.

Por eso corre el riesgo de arrastrar el prestigio si el experimento, primero en la historia del IFE hoy INE, fracasa o deja dudas sobre los resultados.

Salga como salga, el INE pagará su costo político.

Como si no conocieran a los perredistas.

* * * *
Como le informamos en este espacio hace dos días, la mayoría en el Senado votará porque la predominancia en radiodifusión y telecomunicaciones se determine por sector y no por servicio.

Ayer, al cierre de este espacio, las comisiones unidas de Comunicaciones, Radio y Televisión y Estudios Legislativos discutían en el Senado el proyecto de dictamen en lo general para llevar al pleno extraordinario, mañana, las reservas en lo particular.

Así que el escenario quedó listo de acuerdo al siguiente calendario que, sólo en caso de un evento extraordinario, podría ser modificado: mañana viernes discusión en el pleno del Senado; lunes, discusión en comisiones de la Cámara de Diputados –no se prevé cambio en la minuta- y martes aprobación en el extraordinario de la Cámara de Diputados.

Hasta que no concluya la discusión en el Senado y se apruebe el dictamen, se conocerán bien a bien las letras chiquitas; es decir, quién gana y quién pierde.

* * * *
De gira por el oriente del estado de México, el presidente Enrique Peña Nieto comprometió la construcción de un sistema de transporte colectivo “Metro’’ en esa zona, que acerque a los miles de habitantes que diariamente viajan a trabajar al Distrito Federal.

No se dijo de dónde a dónde correrá el “meximetro’’, pero el compromiso se hizo público ante el propio secretario de Comunicaciones, Gerardo Ruiz Esparza, y el jefe de la oficina de la Presidencia, Aurelio Nuño, a quien además el presidente Peña encargó el análisis de la operación de un hospital en la zona, que está subutilizado.

¿Y la secretaria de Salud, Mercedes Juan, no fue convocada al evento?