Opinión

¿Perjudicará el tipo de cambio a la inflación?

1
 

 

Ropa

El peso se ha devaluado más del 13 por ciento en el presente año y cerca de 25 por ciento en los pasados doce meses; sin embargo la inflación, medida por medio del Índice de Precios al Consumidor, muestra un incremento de sólo 2.74 por ciento en julio en comparación al mismo mes del año anterior.

Como México tiene una economía abierta al comercio internacional cabría esperar que un ajuste en la paridad afectaría los precios en el país en una mayor proporción; sin embargo esto no parece ser el caso. Por lo tanto, es relevante averiguar porqué esto es así y, más importante, si habrá un impacto en la inflación en el futuro. Son varias las razones por las que el ajuste del tipo de cambio no se ha reflejado en un incremento en los precios al consumidor:

1) Este aumento en el precio del dólar no ha sido traspasado a los consumidores en su totalidad porque un porcentaje importante de empresas todavía no están convencidas de que el incremento sea permanente, y no sólo de corto plazo, como ha sucedido en ocasiones anteriores. Elevar sus precios en este momento sería perder participación de mercado que no podrían recuperar con facilidad en el futuro, si vuelve a disminuir el precio del dólar.

2) En algunos sectores la competencia es muy fuerte y la demanda es muy sensible a cambios en los precios, por lo que un incremento en los mismos a los consumidores se reflejaría en una caída en las ventas más que proporcional. En este caso están el sector de prendas de vestir y calzado, así como el de venta de automóviles.

3) Por su parte, algunos servicios y productos sólo pueden subir sus precios de manera paulatina por razones contractuales y en función de los incrementos pasados, como es el caso de la renta de vivienda.

4) Ciertos sectores no han subido sus precios o incluso los han bajado por cambios en las regulaciones, como son los de comunicaciones (-10.9 por ciento) y el de energía, lo cual reduce la tasa de inflación promedio. En contraste, otros sectores están subiendo sus precios por arriba del promedio, como son el transporte aéreo (12.4 por ciento), restaurantes y hoteles (4.4 por ciento), educación (4.36 por ciento), así como alimentos y bebidas (4.12 por ciento).

5) En algunas ciudades los precios han disminuido como resultado de la caída en la demanda por la violencia en la zona, como son los casos de Cuernavaca, algunas zonas del estado de Veracruz y Guerrero, así como Tamaulipas entre otros. Esto influye en el promedio nacional del Índice de Precios al Consumidor.

6) Algunos productos importados se pueden cotizar en dólares, pero sus costos de producción están en euros o en yenes japoneses, monedas que se han devaluado en mayor proporción que el peso mexicano con respecto al dólar de Estados Unidos. Por lo mismo, su precio en pesos no debería de incrementarse, sino incluso disminuir ligeramente.

7) Es importante enfatizar que los precios al mayoreo en el país sí están siendo afectados, como lo confirma el Índice de Precios Totales al Mayoreo (que se incrementó en 3.31 por ciento) y el referente a los productos finales al mayoreo, que se elevó en 4.6 por ciento en los pasados doce meses. Como resultado, se han reducido los márgenes de utilidad en varios sectores comerciales.

En conclusión existen diferentes causas por las que el ajuste del peso de los pasados meses no forzosamente se refleja en la inflación en el corto plazo, medida por medio del Índice de Precios al Consumidor.

Sin embargo, en la medida en que el tipo de cambio se sostenga en los niveles actuales será más generalizado el impacto en los precios que pagan los consumidores.

El autor es economista.

Correo: benito.solis@solidea.com.mx

También te puede interesar:
Impactos de la debilidad del peso
Continúa expectativa de crecimiento pero a menor tasa
¿Qué explica la volatilidad del peso?